Mi propio viaje por Latinoamérica

Desde hacía años soñaba con recorrer Latinoamérica, viajando de mochilera, sin guías de viaje, sin reservar hoteles, trabajando acá y allá, haciendo actividades de voluntariado y conociendo sus pueblos, su cultura, su gente. Sin embargo, no es tan fácil como cuentan muchos y hace falta algo de dinero para moverse y estar mas o menos cómodo. Eso lo descubrí mientras hacía mi propio viaje por Latinoamérica.

Se podría decir que es un viaje distinto porque estoy trabajando y solo tengo tiempo para viajar los fines de semana, feriados puente y vacaciones. Pero así y todo, en lo que va de año he recorrido bastantes kilómetros con una mochila al hombro. Y todavía nos quedan algunos kilómetros más por recorrer antes de irnos hacia el antiguo continente.

Cuando 2014 comenzó sabía que viajaría mucho pero no sabía cómo sería. Todavía quedan tres meses y algo para que termine el año y además de Mar del Plata donde estamos residiendo la mayor parte del tiempo, ya hemos podido recorrer Buenos Aires, Corrientes, Posadas, Iguazú, Salvador de Bahía, Morro de Sao Paulo, Rio de Janeiro, Jujuy, Humahuaca, Purmamarca, Uyuni, La Paz, Cuzco, Machupichu, Mendoza y algunos lugares más.

En algunos lugares pasamos una semana, en otros cuatro días y en otros tan solo un día. Pero poco a poco fuimos conociendo este hermoso continente que es Latinoamérica.

Me gustaría seguir contando los detalles de los lugares por los que viajamos para que aquellos que todavía no saben donde ir de vacaciones y se están plateando la idea de visitar las maravillas de América Latina, puedan tener una especie de guía de viaje. Así que en próximas publicaciones, me dedicaré a relatar cada viaje.

Isla del Sol, Bolivia, viaje por Latinoamérica, Agosto 2014

Contacta con la autora

3 comentarios

  1. […] dejar mi vida en España para venir a la Argentina, uno de los principales objetivos era el de viajar por Latinoamérica, especialmente por Bolivia y Perú. Sin embargo, no sabía bien cómo se irían dando las cosas, […]

  2. […] Al día siguiente, debíamos estar en la agencia con nuestras mochilas, dispuestos a pasar horas en nuestras camionetas 4×4 para visitar el Cementerio de Trenes, recorrer el Salar del Uyuni con sus más de 10 mil Km cuadrados, dormir en un Hotel de Sal, caminar por la Isla del Pescado, ver el Volcán Ollague, visitar la Laguna Hedionda, el Valle de la Luna, el Árbol de piedra, la Laguna Colorada y sus flamencos, dormir en medio del desierto muertos de frío, recibir el calor de los Géiseres y bañarnos en las Aguas termales del Volcán Licancabur, ver la Laguna verde congelada y regresar a Uyuni. Una excursión de cuatro días que contaré en los próximos artículos de “Mi propio viaje por Latinoamérica“. […]

  3. […] ¿Quieren saber más sobre las aventuras que vivimos recorriendo el suroeste boliviano en el invierno de 2014? No se pierdan el siguiente artículo en la serie de Mi propio viaje por Latinoamérica. […]

Deja un comentario