En el Desierto de Navarra, marzo 2016

Mis viajes de 2016 en imágenes

Hace ya más de dos semanas que el año 2016 terminó y si bien puede que sea algo puramente convencional a mí me gusta organizar mis recuerdos por años. Recuerdo por ejemplo que el 2012 fue el año que en que volví a la Argentina después de no pisarla en 6 años o que en 2013 fue el año en que viajé al norte argentino o que en 2014 me casé o que en 2015 hice un viaje de mochila por el Sudeste Asiático. Y 2016 fue el año de Egipto, Navarra, Venecia y más. Por eso me gustaría recopilar en este post las mejores imágenes del 2016 ¡Que las disfruten! ¡Felices viajes!

De paseo por Hay On Wye, el pueblo de los libros, Gales, enero 2016

De paseo por Hay On Wye, el pueblo de los libros, Gales, enero 2016 | Más sobre el viaje a Gales de @rominitaviajera

De excursión a los Brecon Beacons, Gales, enero 2016

De excursión a los Brecon Beacons, Gales, enero 2016 | Más sobre el viaje a Gales  de @rominitaviajera

Edificios antiguos de Bristol, Inglaterra, enero 2016

Edificios antiguos de Bristol, Inglaterra, enero 2016 | Más sobre el viaje a Bristol de @rominitaviajera

Tossa de Mar, Girona, Catalunya, enero 2016

Tossa de Mar, Girona, Catalunya, enero 2016

Continuar Leyendo

@rominitaviajera en Playa Vermelha, Rio de Janeiro, Brasil, 2014

Mojate, Tirate, Bailá, Jugá, Viajá, Viví!

¿Y por qué no? se tatuaba una amiga hace un par de años. ¿Y por qué no? me dije yo cuando dejé un trabajo que no me gustaba para cumplir el sueño de viajar. ¿Y por qué no? me dije antes de saltar de una avioneta en movimiento y tirarme en caída libre. ¿Qué podía pasarme?

Algún día nos vamos a morir, sí, nos pasa a todos, algún día nos llega. Y espero que ese día llegue tras un largo camino por esta vida, tras un viaje lleno de aventuras, tras mil vidas vividas, tras muchas locuras cometidas y millones de sonrisas repartidas. ¿Vos no? Continuar Leyendo

Esto es en mi país de origen, tras recorrer mundo volví a país a descubrirlo. Cruzando los Andes de Argentina a Chile, unos kilómetros al sur de Mendoza.

Cómo vivir viajando?

Para vivir viajando tienes que renunciar a todo: tus amigos, tu familia, tu confort, lo conocido, la tranquilidad, la rutina, la seguridad de aquello que vendrá mañana… Sí, vivir viajando es increíble, excitante, pero el coste es alto. Si vale la pena o no es algo que solo tú puedes contestar.

La receta no es ningún secreto. Tienes que juntar algo de dinero, dejar tu trabajo o estudios, abandonar todo aquello que conoces, tu familia, tus amigos, todos tus juguetes e irte a recorrer el mundo.

Mi historia viviendo por ahí

Tras haber vivido en unas seis ciudades distintas (más de 6 meses), haber recorrido más de 260 ciudades en 27 países y haber explorado cantidades de montaña, bosques, sabanas y desiertos, te puedo decir que vivir viajando es una montaña rusa emocional. Tiene sus altibajos, como todo en esta vida, solo que los altos son más altos y los bajos más bajos.

Safari a pie en delta del Okavango, Botswana

Safari a pie en delta del Okavango, Botswana

Viajar es una muy buena experiencia normalmente. A veces es espectacular, visitando castillos, obras monumentales o pasajes alucinantes. A veces es enriquecedora, conociendo otras culturas, otro modo de vivir o poniéndote en el lugar de otra gente. A veces es excitante, haciendo actividades como parapente, volando en avioneta o escalando una montaña. Otras es una experiencia reconfortante, haciendo amigos, descubriéndose a uno mismo, dándole sentido a la vida.

En general cada viaje es una combinación de estas experiencias, depende de a donde viajes y porqué.

El porqué viajas…

El porqué lo cambia todo. Tras un tiempo ya no eres un turista, eres un colaborante, un escalador, un viajero, un excursionista, un apátrida. Ya no perteneces a ningún sitio, no importa a donde vayas siempre serás un inmigrante, un extranjero, incluso en la tierra donde naciste. En algún momento aprendes a vivir con ello y llamas “casa” allí donde vives, ya sea un piso compartido o una tienda de campaña.

En los viajes no siempre sale todo bien. Ouagadougou, Burkina Faso.

En los viajes no siempre sale todo bien. Ouagadougou, Burkina Faso.

Mediante CouchSurfing he conocido muchos viajeros. Es totalmente diferente la energía de aquellos que están de viaje a la de aquellos que viven viajando, que pasan un tiempo aquí, un tiempo allí.
No es oro todo lo que reluce

Tras vivir en varios países y diferentes ciudades me he acostumbrado a ajustarme a una ciudad rápidamente. Asi todo lleva tiempo hacer amigos, de los buenos, conseguir un trabajo, de los buenos y conseguir una pareja, de las buenas. Parece haber una relación directa entre el tiempo y esfuerzo que una relación requiere para forjarse y la calidad de esta.

No te fíes de los millones de seguidores y amigos de Facebook que tienen los viajeros famosos. Sí, quizás tengan muchos “amigos”, pero desparramados por el mundo. ¿Quien te prestara un oído cuando te sientas solo, cuando hayas perdido el trabajo o tu novia te haya dejado? Quizás puedes llamarlos por teléfono pero si necesitas charlar con alguien de confianza y tus amigos están en diferente zona horaria posiblemente termines contándole tus penas al barman de un bar.

Entrenando para un cruce de los Andes

Entrenando para un cruce de los Andes en Vallecitos, Argentina

No es que quiera ser negativo. Si quieres ánimos tienes cientos de webs que te cuentan lo bien que se lo pasan viajando por el mundo pero luego la realidad te golpeará duro y tienes que estar preparado.

Con el tiempo descubrí que muchas veces no es necesario ir muy lejos o a destinos exóticos para disfrutar de los beneficios de viajar. Viajando cerca de casa uno tiene lo mejor de los dos mundos. La fabulosa experiencia de descubrir, de explorar, de salir de nuestra zona de confort, pero también la oportunidad de volver a casa, a nuestro entorno familiar, al confort del hogar, de nuestra rutina.

Vivir viajando no es para cualquiera, no te sientas menos si no es para ti pero si es algo que sientes muy adentro, que no puedes evitarlo, que te sientes como gato enjaulado en tu ciudad natal, entonces hazlo, valdrá la pena.

Esto es en mi país de origen, tras recorrer mundo volví a país a descubrirlo. Cruzando los Andes de Argentina a Chile, unos kilómetros al sur de Mendoza.

Esto es en mi país de origen, tras recorrer mundo volví al país a descubrirlo. Cruzando los Andes de Argentina a Chile, unos kilómetros al sur de Mendoza.

Artículo escrito por Autor invitado: Fernando Hidalgo

Estación del metro Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

¿Es Seguro viajar a Egipto?

Viajé a Egipto y volví sana y salva. Utilicé el metro, el bus, taxis, vans privadas, avión, crucero, patitas, y no me pasó nada. Con esto no quiero frivolizar sobre la situación que puede estar viviendo la zona. Sí me gustaría contar mi experiencia personal para que se animen a viajar a Egipto si es uno de esos destinos que siempre desearon. Y sí, para mí, es seguro viajar a Egipto.

@rominitaviajera y su marido en Vista Panorámica de las Pirámides de Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | Viajarcaminando.org

@rominitaviajera y su marido en Vista Panorámica de las Pirámides de Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | rominitaviajera.com

“¿Te vas a Egipto? ¡Estás loca! Te van a matar” es una de las frases que más oí antes de tomar el vuelo Madrid – El Cairo para disfrutar de una semana en uno de los destinos turísticos más importantes del mundo, hasta hace poco. Y la verdad es que me hizo plantearme el tema de la seguridad como algo muy importante a tener en cuenta en este viaje pero no mucho menos que cuando fui a Tailandia en 2015 después de los atentados en Bangkok. Informarse es clave. Continuar Leyendo

mapamundi para rascar

Quiero viajar pero no sé por dónde empezar

Hace unos meses atrás, con el post Viajar por el mundo decidí empezar una serie de artículos orientados a ayudar a aquellas personas que tienen muchas ganas de viajar pero tienen muchas dudas y no se animan a dar el siguiente paso. Si estás soñando con hacer un viaje especial, diferente, por tu cuenta, sin agencias de por medio, algo más que unas simples vacaciones, espero poder ayudarte con el relato de mi propia experiencia.

@rominitaviajera en las Dunas de Mui Ne en Vietnam, 2015

@rominitaviajera en las Dunas de Mui Ne en Vietnam, 2015

Alguna vez me he encontrado con gente que me dice “me encantaría viajar tanto como vos pero no sé por dónde empezar”. Esta frase tiene truco, porque normalmente una tiene en mente ciertos lugares del mundo que querría conocer, rutas que le gustaría experimentar, vuelos que le gustaría tomar, paisajes que le gustaría conocer. El tema es que suelen ser tantos que a veces uno no sabe por dónde empezar ¿O tal vez están hablando de todas las dudas que surgen al pensar en viajar?

Como siempre, voy a contar mi experiencia personal que puede ser muy distinta a la de otros viajeros o incluso a la tuya que estás leyendo este artículo, pero creo que partimos de la misma premisa: queremos viajar.

@rominitaviajera en Bahía de Halong en Vietnam, 2015

@rominitaviajera en Bahía de Halong en Vietnam, 2015

Cuando era adolescente quería viajar por la Argentina porque nací en este país y veía sus paisajes en la TV y en los libros y me parecían increíbles pero no solo eran espectaculares sino que estaban cerca, en el mismo país. Eso hacía mi sueño de viajar por la Argentina más cercano y posible. 

Parque Nacional Tierra del Fuego, Argentina, 2014

Parque Nacional Tierra del Fuego, Argentina, 2014

Al vivir en España, se me abrieron un sinfín de posibilidades de viajes cercanos: Europa entera a mi alcance y a bajo coste. Así que no lo dudé y en cuanto conseguía juntar 40€ o 50€ a final de mes me compraba un pasaje a algún destino cercano, primero por España, después un poco más allá: pasajes de bus, tren o avión, el más barato. Con el billete en mano y la ilusión por delante mi viaje empezaba ya.

Buitrago de Lozoya, España, 2015

Buitrago de Lozoya, España, 2015

Después ya me organizaría para conseguir alojamiento. A veces tenía amigos en el destino, otras veces no. El verano ayuda mucho porque se puede acampar, una forma de viaje bastante económica y muy enriquecedora. Bueno, también se puede acampar en invierno pero hay que tener más abrigo, elementos contra el frío como una bolsa o saco de dormir térmico, y depende en qué circunstancias  puede que se complique. También existe coachsurfing y otras plataformas de intercambio de alojamiento que en otro artículo ya explicaré mejor.

El asunto era viajar así que me las rebuscaba como podía para estar viajando cada dos por tres. Y cada vez que me planteaba por dónde empezar, empezaba por lo más cercano o lo más fácil.

Así que si resulta que todavía no estás preparado para hacer un viaje largo, sea por dinero, por tiempo o lo que sea, empieza viajando por tu país cada vez que no tengas que trabajar o estudiar, depende lo que hagas de tu tiempo. O empieza por el país vecino si buscas salir de lo cotidiano.

Hay más opciones, claro está, podemos empezar con un viaje a China o a Australia si son nuestros deseos pero si vivimos en Latinoamérica el costo puede ser elevado y posiblemente veamos nuestro sueño de viajar postergado, así que primero yo recomendaría viajar por lo que tenemos más a mano. La experiencia de viajar en sí misma es enriquecedora y motivadora: al regresar vas a querer volver a viajar una y otra vez y cada vez te puedes poner metas más grandes, destinos más lejanos o más costosos.

¿Cómo sabes adónde quieres viajar?

Cada viaje es único incluso aunque repitamos paisajes. La elección del viaje la suelo hacer dependiendo de cuál es mi motivación personal en el momento en que decido viajar. Por ejemplo, en pocos meses voy a cumplir 30 años y me había propuesto hace muchísimos años que antes de cumplirlos, habría conocido cinco lugares que me fascinaban cuando era una niña: Las Cataratas del Iguazú, Machupichu, Isla de Pascua, las pirámides de Egipto y la Muralla China. Puede que mi lisa fuera ambiciosa o puede que fuera una tontería como me dijo hace poco un viajero. Eso depende de la perspectiva con la que se mire. En definitiva, es una elección que depende de cada uno.

David y Rominita en Machupichu, Perú, Agosto 2014 - viajarcaminando.org

David y Rominita en Machupichu, Perú, Agosto 2014 – viajarcaminando.org

Abre el mapa, recórrelo, presta atención a los países que te suenan, a los que alguna vez soñaste con ir y apúntalos en una lista. Ahora, toca hacer un poco de trabajo de investigación: ¿se puede llegar en bus? ¿en avión? ¿Cuántos días tardaría u horas tardaría en llegar desde donde vivo? ¿Necesito pasaporte? ¿Necesito visados? ¿Es mejor ir en invierno o en verano? ¿Cuánto tiempo necesito para visitarlo entero? ¿Y si solo quiero ver lo esencial? ¿Cuándo están más baratos los pasajes? Puede que una guía del la zona o del país que quieres visitar te ayude, o puedes seguir leyendo blogs y relatos de viajeros que ya recorrieron esa zona para inspirarte. 

mapamundi para rascar

@rominitaviajera decidiendo el siguiente destino, Mapamundi para raspar y descubrir los países

¿Y si no tengo suficiente tiempo?

He conocido viajeros que se toman un año sabático para recorrer el mundo y otros que lo hacen en cinco o diez años. Hay quienes van dando la vuelta al mundo sin darse cuenta como me pasa a mí y hay quienes se quedan un año entero en un país y después cambian. Aquí no hay fórmulas mágicas: viaja el tiempo que tengas. Lo importante es que vivas una experiencia nueva y que disfrutes del país o de la ciudad o del paisaje o de la gente que vas a conocer.

Si solo dispones de dos o tres semanas, yo te recomendaría que no te armes una lista de 3 países sino que elijas uno solo y que empieces a estudiar qué sitios te gustaría conocer y como se puede ir entre los distintos puntos. Si el dinero no es un problema, puedes tomar aviones. Si lo es, quizás necesites más tiempo para los desplazamientos. Piensa si es un país pequeño o grande, o si solo quieres conocer la capital y algún punto cercano. Tomate el tiempo para definir qué es lo que quieres. O, por el contrario, compra el billete más barato y déjate llevar por la experiencia misma del viaje. Todo es posible en esto de viajar.

Quiero viajar por el mundo pero no sé cómo empezar

Antes les decía que la duda “no sé por dónde empezar” tiene trampa y me refiero a que aunque a veces tengamos claro los lugares que nos gustaría visitar, no sabemos cómo empezar. Entonces, la duda ya no hace referencia a los países o ciudades que quiero conocer sino al cómo iniciar un gran viaje que vaya más allá de dos semanas en un hotel del Caribe con todo incluido (ojo, no tengo nada en contra de este viaje, es solo un ejemplo de viaje típico de vacaciones tanto de españoles como de latinos). Entonces, una vez que comprendemos que nuestras dudas están relacionadas al cómo y no a “por dónde”, estamos listos para empezar a resolverlas.

Como la lista de dudas antes de empezar un gran viaje, un viaje distinto al normal de vacaciones, puede ser enorme, voy a ir resolviéndolas poco a poco en distintos posts bajo el título “Quiero viajar pero…”. La lista de las preguntas que tengo en mente están en el primer post “Viajar por el mundo” pero me gustaría que fuera creciendo con más preguntas de los lectores de este Blog viajero así que les animo a participar con comentarios.

¡Feliz Viaje y Buena Vida!


Actualización a Octubre de 2019

Como viajera incansable y tras formarme como experta en coaching y gestión emocional, he creado un espacio de crecimiento y desarrollo personal para aquellas personas que están pensando en iniciar el viaje de sus vidas. Se trata de un espacio dedicado a quienes quieren emprender una nueva aventura, sea yéndose a trabajar al extranjero o iniciando un proyecto personal para trabajar desde cualquier lugar del mundo. Incluso si lo que quieres es hacer el gran viaje de tu vida (sea de un mes, dos o un año) y todavía no te animas, también este espacio es para ti, para vos. Te invito a que visites mi web de Coaching y Desarrollo Personal y te animes a contactarme para que pueda acompañarte en ese proceso mental y emocional que necesitas experimentar para pasar del «quiero» al «puedo» y del puedo al «lo estoy haciendo». Anímate y verás que la única barrera para hacer lo que realmente deseas, está dentro de ti.

@rominitaviajera en Playa Vermelha, Rio de Janeiro, Brasil, 2014

Viajar por el mundo: dudas y miedos

Hace tiempo vengo dándole vueltas a una idea: me gustaría ayudar a todos aquellos que quieren viajar por el mundo y no saben cómo o por donde empezar. Quisiera crear una nueva serie de artículos más prácticos que no solo hablen de mi propia experiencia viajera sino también que ayude a otros a viajar o al menos les de pistas de por donde empezar.

Viajar por el mundo

En realidad es una expresión muy utilizada pero no está claro a qué se refiere cada uno cuando la utiliza ya que cuando viajamos obviamente que lo hacemos por el mundo, ya sea por una parte pequeña de él o por una extensión más amplia. Al fin y al cabo, siempre que estamos desplazándonos para conocer nuevos rincones del Planeta estamos viajando por el mundo.

No todo el que deambula está perdido, frase en una pared del hostel, Luang Prabang, Laos, 2015

No todo el que deambula está perdido, frase en una pared del hostel, Luang Prabang, Laos, 2015

¿Por dónde empiezo?

Acá no vale lo de «por el principio» porque no hay principio ni final. El mundo es muy grande y siempre habrá nuevos sitios que descubrir. Yo empezaría por algo cerca, salvo que ya hayas viajado con anterioridad a sitios cerca y estés con ganas de experimentar más allá de las fronteras.

Podemos empezar conociendo el pueblo vecino, hablar con su gente, aprender un poco de su historia, comer alguna comida típica si la tiene, y pasar unos días allí. O podemos viajar a la capital de la provincia vecina si aún no lo hemos hecho. El asunto es abandonar el sitio cómodo dentro de casa y dar el primer paso para ir a un sitio al que nunca hayamos ido.

Poblado Cu Lan, Dalat, Vietnam, 2015

Camino natural en el Poblado Cu Lan, Dalat, Vietnam, 2015

¿Cuánto tiempo me voy?

Eso depende de tus prioridades, de tus intereses, de tu estado físico y mental, de tus aficiones, de tu situación social, amorosa, afectiva, económica, etc. No hace falta renunciar al trabajo o al estudio o a la familia para irse de viaje durante cinco años (aunque sé de alguno que lo ha hecho y está muy feliz) ni tampoco hace falta viajar como lo digo yo o como lo dice el viajero que siempre leemos y nos encanta.

Al final cada uno de nosotros tenemos una forma de viajar y el tiempo que empleemos en conocer lugares nuevos depende solo de nosotros y de nuestra situación. Hay quien se podrá ir solo quince días de vacaciones y hay quien se podrá ir un año. Hay quien le gustaría tomarse un año sabático pero no se anima y prefiere viajar durante un mes y ver qué pasa. Hay quienes se van con sus parejas dos años enteros a recorrer el mundo. Todo depende.

¿En qué tipo de transporte viajo?

A mí me gusta caminar, me gusta patear las ciudades, los montes, las lagunas, los bosques, las playas, etc. Pero no camino tanto como me gustaría. Suelo viajar en avión a un punto y de ahí a caminar, tomar buses, alquilar coches, etc.

Viajar caminando te dará un placer increíble pero hay quienes prefieren la bicicleta o la moto y experimentan otro tipo de viaje que no tiene nada que envidiarle a los viajes a pie. Viajar en una mini van o en una autocaravana atravesando innumerables fronteras y países desconocidos, conociendo gente de todas las culturas habidas y por haber es uno de mis sueños pero no espero a tener una mini van para viajar, voy viajando de la forma en que va surgiendo.

Montando en bicicleta, Phoenix Island, Mekong River, Vietnam, 2015

Montando en bicicleta, Phoenix Island, Mekong River, Vietnam, 2015

¿Por qué viajar por el mundo?

Viajar te muestra cuán grande es el mundo, te obliga a dejar de mirarte el ombligo, te ayuda a entender el porqué de una situación en un país determinado, a comprender más al otro, a juzgar menos y tolerar más, a observar y admirar. Viajar te abre la cabeza.

Te hace comprender cuántas formas de vida posible hay y que ni la tuya ni la de tu vecino son las correctas, sino una más. Ves que no todo es blanco o negro, que hay muchos matices y que la vida es distinta para otros pueblos, otras culturas, otras personas. Viajar por el mundo te ayudará a comprender al otro, al que vive más allá de tu casa, al que sueña otros sueños, vive otra vida, y también te hará comprenderte más a ti mismo.

Podría seguir este artículo con un «¿Cuándo viajar?», «¿Ciudades o Naturaleza?» o temas de edad, dinero y demás, pero la realidad es que no tengo la clave ni yo ni nadie. Yo diría que viajes cuando te apetezca, cuando puedas, sin excusas, que viajes por el motivo que sea, a la edad que sea, con quien sea y como sea pero que viajes. Ese es mi consejo.

De todas formas, si tienes dudas, preguntas o eres de los que siempre están diciendo «Quiero viajar pero…» deja por escrito en los comentarios o por Facebook, Twitter, Instagram o por e-mail tus consultas, tus inquietudes y trataré de resolverlas como mejor pueda o contándote mi experiencia como viajera.

cropped-Caminando-2C-2Bviajando.jpg

@rominitaviajera en Parque Nacional Tierra del Fuego, Argentina, 2014

Lista de dudas y miedos que me han planteado potenciales viajeros

¿Cuánto dinero necesito para viajar?

¿De qué puedo trabajar mientras estoy viajando?

¿Tengo que reservar alojamiento con tiempo?

¿Cómo encuentro alojamiento barato?

¿Es peligroso quedarse en casa de desconocidos?

¿Es peligroso viajar solo/sola?

¿Es peligroso viajar por tu cuenta?

¿Es necesario contratar un seguro de viajes?

¿Cómo haces con las cosas de mujeres?

¿Te llevas un botiquín de primeros auxilios?

¿Y si me pasa algo grave o tengo un accidente?

¿Cómo te comunicas en los países que no hablan castellano?

¿Cómo te conectas a Internet?

Viajar caminando | Blog de relatos sobre los viajes de @rominitaviajera

Viajar caminando

Viajar caminando es la forma más antigua de viajar. Viajar caminando es mirar de frente al sol y llenarse de energía; o mirar las estrellas y guiarse con ellas en la noche.

Viajar caminando es vivir el paisaje, es sentir el viento, el frío y el calor, es tocar la lluvia y empaparse de ella y de la vida. Es crecer. Es encontrarse con uno mismo y con los demás. Es viajar. Es caminar.

Viajar caminando es el mayor de los placeres de esta vida.

Viajar es mi mayor pasión en la vida. Caminar es la otra. Caminando se descubre el paisaje de una manera especial, se siente con todos los sentidos y es de las experiencias más lindas que existen al viajar. Se puede conocer mejor a la gente de un lugar, a los que pasean, a los que están trabajando, a los que te saludan o te ofrecen de comer, a los que viven ahí o a los que están de paso. Viajando caminando se conoce mejor un lugar. Caminando se avanza al ritmo que cada uno puede y así aprendemos a hacer pausas, a escuchar nuestro cuerpo y a dejarnos llevar por él.

Caminando se viaja mejor. Vamos caminando.

¡Bienvenidos a mi nuevo Blog Viajar caminando!
Ponerse en contacto con la autora de este Blog a través de este formulario.