Visitar Asturias en tres días

España en general es un país hermoso, pero a mi parecer Asturias es el mayor ejemplo de su belleza natural. Cuna de la de minería, es también tierra de pescadores y de turismo rural. Es tierra de prados verdes y montañas nevadas, de casitas de cuentos de hadas, de gente amable y cálida. Tierra de aguas cristalinas y frías, de grandes extensiones de arena, de vientos y de lluvias, de arcoíris y de mañanas cantadas por pajaritos. Es tierra de ensueños.

Relato del viaje a Asturias

Recorrer Asturias entera en tres días es imposible si se quiere disfrutar de sus encantos al máximo y no ir con prisas. Sin embargo, si uno ya conoce sus ciudades: Oviedo, Gijón y Avilés, como era mi caso, siempre se puede armar una nueva ruta para visitar Asturias en tres días desde una perspectiva nueva.

Había estado en Asturias años atrás y me había quedado enamorada pero no había vuelto a pasar ni de cerca. La idea era visitar el Parque Nacional de los Picos de Europa y conocer el Santuario de la Vírgen de Covadonga, pero finalmente se convirtió en un viaje de tres días haciendo una ruta por los pueblos asturianos pesqueros. Y no me arrepiento.

Llegamos al Principado de Asturias desde Madrid por la ruta A66 y paramos en Ujo, el pueblo donde nació mi abuela paterna, cerca de Mieres. Aquí se encuentra la Iglesia de Santolaya del siglo XII que es Monumento Artístico-Histórico desde 1923. Dimos una vuelta por el pueblo, lamentando su deterioro pero tratando de imaginarnos a mi abuela paseando por sus callecitas, subiendo el monte o comprando en el Economato.

Ujo, Iglesia Santolaya
Ujo, Asturias, mayo 2015 | Viajar caminando

Seguimos camino hacia la costa y llegamos a nuestro destino cerca de la localidad de Villaviciosa: el Hotel Alavera, en San Martín del mar, con excelentes vistas a los prados verdes y a las aguas de la Ría de Villaviciosa. Nos enamoró al instante en que lo vimos, al igual que su entorno de paz y belleza.

Asturias Hotel Alavera
Hotel rural Alavera, en Asturias | Viajar caminando

La dueña del hotel nos recomendó visitar los pueblos pesqueros asturianos y nos encantó la idea. Al primero que fuimos fue a Tazones, el más cercano a nuestro hotel. Allí comimos en el Restaurante La Playa un poquito de pulpo y calamares. Pero lo mejor fue el paseo por la costa: escuchar el mar chocar contra las rocas en la playa, sentir el viento soplar entre los barcos, y admirar la inmensidad del mar desde la orilla.

Asturias Tazones
Tazones, pueblo pesquero, Asturias, mayo 2015 |Viajar caminando

Después fuimos a la playa de Rodiles a descansar frente al mar. Es una playa extensa en un entorno de montes que la hace preciosa. El único inconveniente fue el viento pero disfrutamos mucho del paisaje y el relax.

Playa de Rodiles
Playa de Rodiles, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

Al día siguiente, aprovechamos más el día desde temprano: nos fuimos por autopista hasta el punto más lejos que íbamos a visitar para luego regresar por la ruta de la costa visitando pueblitos pesqueros.

La primera visita la hicimos a Luarca, un pueblo pintoresco atravesado por un río al que cruzan varios puentes muy bonitos. Dimos un paseo y probamos las delicias locales (una trenza dulce y esponjosa). Vimos las casitas sobre la ladera del rio y nos fuimos a la playa donde estuvimos casi solos por un buen rato, descansando, mirando hacia el faro, hasta que llegaron unos moteros y decidimos emprender viaje.

Luarca
Luarca, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

La siguiente parada fue la Playa del Silencio, a la que admiramos desde arriba del acantilado un buen rato. El entorno es precioso y lleno de paz. Realmente merece la pena desviarse del camino para ver esta playa.

Cerca de Playa del Silencio, hay un pueblo más pintoresco aún que Luarca, y se llama Cudilleros. Las casitas de colores apiladas una sobre la otra desde la orilla del mar y escalando la montaña, me recordaron a ciertos pueblitos de Brasil. Y a pesar de ser muy pequeño, tiene mucho movimiento tanto en el puerto como en la callecita que va hacia arriba. Los bares del puerto estaban llenos. Un pueblo animado y encantador.

Asturias Cudilleros
Cudilleros, pueblo pesquero, mayo 2015, Asturias | Viajar caminando

De ahí fuimos a Luanco, otro pueblo de la costa asturiana. De una arquitectura muy distinta a la de Cudilleros, me recordó a Santander. La llovizna dio un encanto especial a nuestro paseo por las costas de Luanco que terminó en la Iglesia del pueblo presenciando una boda con trajes típicos y gaiteros.

Luanco, Asturias
Luanco, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

Y por último, terminamos nuestro sábado en Gijón. Cansados de caminar, de conducir, de buscar estacionamiento, de no encontrarlo, y de viaje en sí, no disfrutamos el paseo por la ciudad tanto como de los pueblos. Dimos un paseo por la costa, visitamos la Plaza Mayor y el Ayuntamiento. Estuvimos en un bar cerca de la plaza de Jovellanos donde el servicio resultó pésimo: nunca nos trajeron la comida. Así que nos fuimos a cenar a Villaviciosa, el pueblo más cercano a nuestro hotel, donde tomaríamos sidra escanciada como es típico en Asturias.

Lastres
Lastres, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

Al día siguiente, nos fuimos a Lastres, el pueblo que la serie española Don Mateo hizo famoso. Resultó ser un pueblo precioso, con una playa de aguas cristalinas que invitaban a bañarse. Las callecitas de piedra amarilla en subida y bajada me recordaron a Valldemosa. Visitamos la casa que hizo de hogar de Don Mateo, y el edificio del reloj. El sol estaba fuerte pero pudimos disfrutar un buen rato de perdernos entre las callejuelas de Lastres antes de ir a nuestra última parada de este viaje a Asturias.

Ribadesella
Ribadesella, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

Nos despedimos de Asturias en Ribadesella, un pueblo con un puente enorme y una costa extensa que tiene un paseo con bares y restaurantes. El entorno es muy bonito, como toda Asturias. Aprovechamos a despedirnos del Principado comiendo unas tapas en un bar junto a la Iglesia principal de Ribadesella. Y con este descanso nos despedimos de tierras asturianas hasta la próxima, quela habrá seguro porque los paisajes de Asturias son de los más hermosos del país y siempre es agradable pasar un tiempo recorriendo estas tierras. Y aún nos quedaron pendientes Covadonga y los Picos de Europa.

Contacta con la autora

2 comentarios

  1. Me encanta el nombre de la pagina ” Viajar Caminando”. En mi opinion, caminando es cuando mas se disfruta del viaje, cuando mas cosas puedes ver, mas experiencias puedes vivir. Y Asturias es uno de los sitios a los que hay que viajar caminando. Conozco los pueblos que visitaste en tu viaje y tambien he tenido ocasion de visitar lagos de Covadonga y Picos de Europa. Te lo recomiendo mucho.
    Me encanta Asturias y vuelvo alli siempre que puedo.
    Un saludo.

    1. Gracias Tania! Me quedé con ganas de conocer Covadonga y los Picos. La próxima vez que vaya a Asturias, los visito seguro! Saludos

Deja un comentario