Qué ver en Nueva Delhi en pocos días

Niñas jugando en un barrio de Nueva Delhi, India, 2014

Nueva Delhi es la puerta de entrada a la India, sobre todo si se llega por avión, pero es mucho más que eso, es una ciudad de contrastes, entre lo antiguo y lo moderno, entre la riqueza y la pobreza. Delhi huele a curry pero también a incienso, suena a bocinazos de los coches pero también al bullicio de la gente. Una ciudad diferente donde muchos aseguran sufrir un choque cultural y del que otros quedan perdidamente enamorados.

Atasco en Delhi
Tuk Tuk Coches, furgoneta y motos, atasco en Nueva Delhi, India, 2010

Viajar a la India siempre había estado en mis planes pero no sabía que terminaría yendo con una ONG a un encuentro de jóvenes del mundo (el Kaleidoscope organizado por Oxfam). Y si bien estuve mucho tiempo en el hotel, formando parte del evento internacional, pude también descubrir parte de la esencia de este hermoso país a través de la gente que trabajaba allí, de los taxistas, de los vendedores ambulantes, de las personas que crucé paseando…

vendedor ambulante, Delhi
Vendedor ambulante en su puesto, Nueva Delhi, India, 2010

¿Cómo es Nueva Delhi?

Nueva Delhi es algo caótica y ruidosa. Se puede estar más de cuatro horas en un atasco y no llegar a tiempo a ver lo que se pretendía ese día. Justo lo que nos pasó a nosotros que nos quedamos sin ver el Fuerte Rojo por dentro porque llegamos cuando estaban por cerrar. Y nos perdimos el espectáculo que íbamos a ver. Pero dentro del caos, flota algo de paz en el aire y esto lo demuestra el hecho de que aunque todos piten (toquen la bocina del coche sin parar) ninguno se enfada sino que por el contrario sonríen.

Conductor camión, Delhi
Conductor de camión colorido en la ruta a las afueras de Delhi, India, 2010

Delhi son las mujeres con sus saris de colores, los hombres con sus panjabi, los niños jugando a la pelota en los barrios, son también los carros tirados por bueyes circulando junto a los tuk-tuk, las motos y coches de alta gama. Son las casas de chapa y los barrios humildes pero también los edificios acristalados que albergan oficinas de multinacionales. Son las calles céntricas llenas de carteles anunciando telas  y otros productos, son los callejones que terminan en mezquitas o templos hinduistas. Son los parques, los mercados y un sin fin de cosas más que se pueden ver en Delhi que es, sin duda, una ciudad de contrastes.

 

Hombres comiendo bajo un toldo, Delhi, India, 2014
Hombres comiendo bajo un toldo, Delhi, India, 2010
Carteles de publicidad, Delhi, India, 2014
Carteles de publicidad, Delhi, India, 2010
Niños jugando en un barrio de Nueva Delhi, India, 2014
Niños jugando en un barrio de Nueva Delhi, India, 2014
Niñas jugando en un barrio de Nueva Delhi, India, 2014
Niñas jugando en un barrio de Nueva Delhi, India, 2010

¿Qué ver y qué hacer en Nueva Delhi?

El viajero siempre quiere saber qué ver en un lugar que va a visitar. Sin embargo, cada persona es distinta y le gustan cosas diferentes. A mí me gusta la gente así que mis consejos posiblemente sean muy distintos a los de alguien que le gusta ver monumentos. Si el lector quiere saber las diez mejores cosas que ver en Delhi según muchos viajeros puede leer este artículo en Tripadvisor. Yo no vi ni una de esas recomendaciones.

Entonces, a la respuesta sobre qué ver en Delhi yo respondería: Jama Masjid, la mezquita más grande de la India, pero no solo el edificio que es hermoso sino también la gente que entra y sale, los que simplemente pasan o los que están sentados en sus alrededores. Esta mezquita está sobre una pequeña colina en la vieja Delhi, cerca del Fuerte Rojo, otro monumento que me gustó mucho aunque solo lo viera por fuera.

Entrada a la Mezquita más grande de la India, Delhi, India 2014
Entrada a la Mezquita más grande de la India, Delhi, India 2010
Lateral de la Mezquita Jama Masjid, Delhi, India, 2014
Lateral de la Mezquita Jama Masjid, Delhi, India, 2010

¿Y qué mas? Visitar un mercado callejero, pero no uno preparado para turistas que son a los que te suelen llevan algunos taxistas; sino uno que te encuentres callejeando por el centro de la ciudad, incluso en frente de la mezquita donde por la tarde se llena de vendedores de frutas y verduras, aves y objetos varios. Y si de callejear hablamos, un paseo por la calle Chandni Chowk es imperdible. Ahí es donde se aprecia la magia de Delhi y su gente, donde se mira, se regatea, se compra y se agradece la amabilidad.

Vistas desde la mezquita Jama Masjid, Delhi, India, 2014
Vistas desde la mezquita Jama Masjid, Delhi, India, 2010

Si hablamos de monumentos, también visité la India Gate o el Rajpath (camino del rey) donde se realizan muchas de las ceremonias de Delhi, pero no me pareció nada del otro mundo. Y lo hubiese cambiado por quedarme un rato más en las callejuelas de la vieja Delhi. Sí me gustó mucho el edificio de gobierno más importante: el Rashtrapati Bhavan, la residencia oficial del presidente, imponente y majestuosa, al final del camino del rey. Pero nada comparado con las sensaciones que me produjo la vieja Delhi.

Y volviendo a la vieja Delhi, vuelvo a rememorar sus aromas (a curry y a incienso), sus sonidos (el llamado a la oración de la mezquita entremezclado con las voces en hindi), sus colores (el de las ropas de algunas mujeres) y su misterio. Y entre esos recuerdos se asoma uno curioso que vuelve a recordarme que me gusta la gente: un grupo de sijs sentados sobre una alfombra en un templo sij, en silencio, y un grupo de turistas españoles (nosotros) con la cabeza cubierta y los pies descalzos, en silencio, reflexionando, pensando que tal vez a pesar de las diferencias no somos tan distintos.

Templo Sij, Delhi, India, 2014
Templo Sij, Delhi, India, 2010
Contacta con la autora

2 comentarios

  1. Romina es hermoso como narras lo vivido en tus viajes!! se nota como lo disfrutas y sobretodo en Asia un lugar tan místico y espiritual gracias por compartir las imágenes!! Cris

    1. Cristina, gracias por tu mensaje. Creía haberte respondido antes pero no fue así.

      Para mas artículos sobre Asia podes acceder desde el titulo Asia en el Menú principal de este blog.

      Gracias y un saludo

Deja un comentario