Pueblos de Navarra: del bosque al desierto en menos de 2 horas

Vistas del sur de Francia, frontera de Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org

Cada vez que se acerca un “puente”, un fin de semana largo, elegimos un punto del mapa y allá vamos. Esta vez nos apetecía conocer la cultura vasca y aragonesa y descubrir la llamada “Selva de Irati” de la que tanto había oído hablar a los senderistas. Así que dijimos “¿Nos vamos de ruta por los pueblos de Navarra?” y allá fuimos.

@rominitaviajera y David en Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera y David en Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Navarra está al noreste de España, en la frontera con Francia, y aunque su capital, Pamplona, es muy conocida por las fiestas de San Fermín, la realidad es que Navarra es mucho más que su capital.

El primer pueblo de nuestro recorrido por Navarra fue Olite, una villa romana preciosa rodeada por una muralla de piedra tras la cual se esconde un casco histórico de una arquitectura maravillosa. Su principal atractivo: el Palacio Real de Navarra construido en el siglo XV.

Palacio Real de Navarra, Olite, Navarra, España, abril 2016 | viajarcaminando.org
Palacio Real de Navarra, Olite, Navarra, España, abril 2016 | rominitaviajera.com

La segunda parada y el pueblo que sería nuestro hogar durante los tres días en Navarra fue Ardaiz, donde viven tan solo nueve personas, hay diecisiete casas, unos cuantos caballos y una iglesia. Un verdadero remanso de paz.

Al día siguiente, nos levantamos temprano y empezamos nuestra ruta en coche hacia la frontera francesa. El primer pueblo en el que paramos de camino fue Viscarret, que si no fuera por los peregrinos que estaban de paso, parecía un pueblo fantasma. Lo más interesante de este pueblo y de otros similares que recorrimos en este viaje, son sus casonas blancas con pesadas puertas y postigos de madera cubriendo sus ventanas.

Siguiendo por la carretera a Roncesvalles, justo después de pasar el pueblo de Viscarret, tomamos el camino de Sorogain, tal como nos indicó el dueño de la Casa rural donde nos hospedamos. Entramos en un paisaje de lo más bonito, por un camino estrecho, rodeados de árboles y bordeando un arroyo, durante más de 5 kilómetros, hasta que de repente la ruta se despejó de árboles y aparecieron ante nosotros los picos del Pirineo Navarro nevados.

Pirineos, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
Pirineos, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Seguimos por el camino de Sorogain durante unos 4 o 5 kilómetros más hasta que llegamos a una zona alta donde el viento soplaba con mucha fuerza y la temperatura fuera del coche era de 2 grados. Bajamos por un instante para contemplar el paisaje: al otro lado de la frontera, delante de nuestros ojos y a nuestros pies, se extendía un valle y decenas de casitas al costado del camino. Semejante belleza nos dejó sin palabras.

Vistas del sur de Francia, frontera de Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
Vistas del sur de Francia, Camino de Sorogain, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org

Después de observar por un buen rato el paisaje hermoso de la verde Aquitania francesa, volvimos por el mismo camino hasta la carretera de Roncesvalles para alcanzar Burguete,  otro pueblo de Navarra con encanto y rodeado de un verde brillante y de caballos como los demás.

Otro pueblo por el que pasamos fue Garralda, donde la única persona que nos cruzamos fue un señor que conducía un tractor por las pocas callecitas del pueblo. Dimos un paseo por entre las casitas blancas y llegamos al Ayuntamiento donde un letrero indicaba a los vecinos que no aparquen en la puerta en caso de nieve. La tranquilidad del pueblo nos invitaba a quedarnos a descansar una semana entera pero teníamos un propósito y era llegar a la Selva de Irati.

Pueblos con encanto, Garralda, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
Pueblos con encanto, Garralda, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

La siguiente parada fue Orbaitzeta, por donde accedimos al Parque Nacional de la Selva de Irati, uno de los mayores bosques de haya y abeto de Europa. Dejamos el coche en el tercer aparcamiento, tras pagar la tarifa de 5€ en la caseta informativa del acceso, y nos pusimos a caminar. Recorrimos parte del embalse esquivando charcos y disfrutando de la paz del bosque. Sin duda un lugar recomendable para los amantes del senderismo.

Embalse, Selva de Irati, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
Embalse, Selva de Irati, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Por recomendación de la gente del lugar, nos acercamos hasta la antigua fábrica de armas de Orbaitzeta creada en 1784 por mandato real. Acercarse a la Real Fábrica de Armas y Municiones es trasladarse en el tiempo: las ruinas de piedra oscura con moho permiten darnos una idea de cómo fue el lugar.

Continuando por el camino que veníamos, nos fuimos hasta la Cueva de Arpea, bordeando el bosque de hayas de lo que aparece en el mapa como Mendilaz. Para acceder a la cueva hay que caminar unos diez o quince minutos por un caminito angosto que cruza luego un pequeño arroyo junto a dos casitas de montaña. Según nos relataron la cueva era utilizada para llevar a las cabras y elaborar queso. A día de hoy, parece servir únicamente de refugio del gélido viento de la zona.

Cueva de Arpea, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
Cueva de Arpea, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Del bosque al desierto en menos de dos horas

Al día siguiente, antes de emprender el camino de regreso a Madrid, nos fuimos al sur de Navarra, donde el paisaje cambia por completo: en menos de dos horas estábamos frente a las denominadas Bárdenas Reales, con una superficie de 41 mil hectáreas.

Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Se trata de un espacio protegido, totalmente despoblado y desértico donde sus únicos habitantes son el águila real y el alimocho. Sorprende que a tan pocos kilómetros de la Selva de Irati, pueda encontrarse este lugar de un paisaje tan espectacular que por momentos parece que uno estuviera en la luna.

@rominitaviajera en las Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera en las Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Para terminar nuestro viaje por los pueblos de Navarra, decidimos dar una vuelta por Tudela, el segundo municipio más poblado, y comer en su Plaza Mayor, donde la temperatura rozaba los 25 grados, veinte más que el día anterior en la frontera de España con Francia.

Nuestro fin de semana llegó a su fin y regresamos a casa con la ilusión de haber conocido los paisajes más dispares de esta preciosa tierra que es Navarra, un viaje que no puedo dejar de recomendarles.

Más fotos en mi perfil de Instagram

Contacta con la autora

Deja un comentario