Mojate, Tirate, Bailá, Jugá, Viajá, Viví!

@rominitaviajera en Playa Vermelha, Rio de Janeiro, Brasil, 2014

¿Y por qué no? se tatuaba una amiga hace un par de años. ¿Y por qué no? me dije yo cuando dejé un trabajo que no me gustaba para cumplir el sueño de viajar. ¿Y por qué no? me dije antes de saltar de una avioneta en movimiento y tirarme en caída libre. ¿Qué podía pasarme?

Algún día nos vamos a morir, sí, nos pasa a todos, algún día nos llega. Y espero que ese día llegue tras un largo camino por esta vida, tras un viaje lleno de aventuras, tras mil vidas vividas, tras muchas locuras cometidas y millones de sonrisas repartidas. ¿Vos no?

Dale, asomate al vacío, subí esa colina, gritá fuerte y saltá alto. Chapoteá en el charquito de agua de la esquina, mojate, embarrate, caminá bajo la lluvia y volvete a mojar. ¿Por qué no? Si cualquier día de estos vas caminando al trabajo y pasa un auto y te moja entero. Mojate vos por puro placer de sentir la lluvia y el agua cayéndote por la cara. Mojate para sentirte vivo. Para sentirte viva.

Metete al agua aunque esté fría, dejate arrastrar por una ola de esas que te hacen tragar agua y te dejan salada la boca. Enterrá las manos en la arena húmeda y armá helados de chocolate, ¿te acordás de los helados de chocolate o vainilla hechos de arena? Dale, seguro que los hiciste. ¿Y los castillos con túneles que te hacían tocar la mano de tus amigos o hermanos? Dale, llenate las uñas de arena y hacé un castillito. ¿O te olvidaste cuánto te gustaba jugar en la arena?

Subíte a la bici y pedaleá fuerte hasta sentir el viento en la cara que te arranca unas lágrimas; subite a un tren y mirá por la ventana el paisaje pasar; tirate de una avioneta y sentí cómo los segundos se convierten en minutos, cómo el aire te congela la cara y la adrenalina te sube por el cuerpo hasta que el paracaídas se abre; sí, dejate caer y sentí. Viví.

Subite a un avión aunque no entiendas cómo se sostiene en el aire. Tenés más probabilidades de morir en un accidente en tu casa o yendo al trabajo o de una depresión por no saber disfrutar la vida. Dale, ¿a qué estás esperando? Subite a ese avión que tanto miedo te daba y viajá. Ahorrá lo necesario y viajá. Viajá lejos, adonde siempre soñaste. Dejá de poner excusas y viajá. Ya sé que hace poco cambiaste el auto, que tuviste que invertir en renovar tu vestuario, que te querés comprar una casa, que todavía estás pagando el televisor, pero la vida también está ahí afuera. ¿Te la vas a perder? En serio te lo digo, viajá! Empezá por ese viajecito al norte del que todos hablan, ¿Y por qué no el sur? Dicen que es tan lindo y siempre soñaste con tener el tiempo y la platita para ir… Hacete el tiempo! Ahorra la plata y andá! Viajá! Y si no querés subirte al avión, andá en tren, en colectivo, en auto, a dedo, agarrá la carpa y la bolsa de dormir y andate. Viajá y enriquecé el alma, empatate de otras formas de vivir la vida, de otras culturas, de la simpleza y de la bondad de la gente de los pueblos, de la tranquilidad del campo…

Salí, respirá aire fresco, saltá por las rocas, corré hasta que no te de el aliento, jugale una carrera a cualquiera, dale un abrazo a una amiga, poné música y ponete a bailar, cagate de risa, sí, reíte hasta que te duelan las costillas y las lágrimas no te dejen respirar.

¿Hace cuánto que no te juntás con tus amigos? ¿En serio ya no salen porque no tienen plata? ¿Y dónde quedaron las juntadas improvisadas con unos mates de por medio? Agarrá el teléfono y llamá a tus amigos, a tus amigas, vayan a la costa, al centro, a dar una vuelta, a comer, armen una joda en casa, ríanse un rato. Olvidate de los problemas por una noche, por un día, ya habrá tiempo de arreglar las cosas. Ahora disfrutá! Date ese privilegio!

Salí a bailar, anotate a una escuela de baile, a zumba, a latinos, a salsa, a lo que sea. Cantá y bailá en la ducha. Salí de la ducha bailando. Poné la música a todo lo que da y ponete a cantar y a bailar! Salí a bailar al patio, al parque y cantá. Mirá las estrellas y da vueltas hasta marearte y caer sobre el pasto con los ojos cerrados y seguir viendo las estrellas como puntitos grabados en tu retina. Y sí, hace un poco de frío…sentilo! Si lo sentís es que estás viva!

Jugá a los jueguitos! Que te importe un comino si te dicen que sos infantil, que tenés que madurar y no sé cuántas cosas más. Jugá cuando te de la gana y estirá la infancia todo lo que más puedas, jugá a la escondida, a la rayuela, al rinrraje, al elástico, a la pelota, a los videojuegos, a lo que sea, pero jugá y disfrutá. ¿Te acordás qué lindo era jugar? No fue hace tanto tiempo, no crecimos tanto, no es tan difícil recordar ¿o acaso te olvidaste de cómo se jugaba a la pelota? ¿te olvidaste de cómo se jugaba a las muñecas? ¿Te olvidaste de las historias que te inventabas con dos maderitas y una cara sonriente dibujada con fibrón? ¿Y de los castillos de cartas? ¿Te olvidaste de cómo se jugaba al tejo? Dale, hacé memoria y ponete a jugar a lo que sea y cagate de risa que la vida es una sola.

Decile a tus amigos lo que pensás, decile a tus viejos y a tus hermanos que los querés mucho, visitá a tu familia y quedate un día entero con ellos, viajá con ellos. Dale! ¿Sabes cuánto van a disfrutar? Hablá con tus abuelos o con tus viejos, dejá que te cuenten la historia que te contaron una y mil veces, escuchala y memorizala. Preguntales si son felices, ayudalos a ser felices, ayudalos a cumplir sus sueños. Nunca es tarde para volver a soñar. ¿Lo sabías?

Armate de valor y enfrentá las situaciones, sé valiente, sacate la vergüenza y la timidez y decí alto y claro lo que pensás, lo que sentís, lo que querés. Mira a esa persona especial a los ojos y decile que la amás, que no podés vivir sin ella, decile lo especial que es en tu vida, besala, amala y abrazala tan fuerte que pueda sentir todo lo que vos sentís. Sí, amala de verdad con todo el sentimiento a flor de piel. ¡Emborrachense de amor! ¡Emborrachense juntos de la vida! ¡Salgan a vivirla!

Dale! Mojate! Tirate en caída libre! Bailá hasta caer rendida! Jugá! Reíte! Viajá tan lejos como puedas! Soñá! Amá! Y viví. Sí! ¡Viví! ¿A qué estás esperando?

@rominitaviajera en Playa Vermelha, Rio de Janeiro, Brasil, 2014
@rominitaviajera en Playa Vermelha, Rio de Janeiro, Brasil, 2014
Contacta con la autora

Deja un comentario