Mis días en Kenia (parte IV)

Hace unos meses había empezado a escribir sobre mis días en África pero fue pasando el tiempo y dejé atrás los momentos vividos. Vienen a menudo a mi memoria y hoy quiero plasmarlos en un post nuevo.

Al segundo día de estar en Kenia escribía que había sido un día largo y que estaba muy cansada. Pero aún recuerdo esa sensación de felicidad al acostarme con ese calorcito de costa africana, en una habitación que no era la mía, dentro de una mosquitera gigante que daba la idea de una cama con cortinas de las antiguas. Me acostaba con la ilusión de que al día siguiente podría ver a todos los niños del orfanato, al que había ido de voluntariado, y jugar con ellos.

Esa noche escribí en mi diario: “Hoy me levanté y fui con Judith a comprar agua acá por el barrio a un kioskito como los que había en Mardel, a través de una ventanita de la casa. El viejo quería contarme lo que según él es la historia de España (hablando de los musulmanes que habitaron el país). Después fui con mama Agnes al orfanato pero los niños estaban en el cole. Desayunamos como a las ocho y fuimos con Judith a ver la ciudad”.

Cuando estás lejos de tu lugar de residencia vives cada momento al máximo, y tus retinas se impregnan de cada paisaje nuevo con lujo de detalles. Y eso es lo que experimentaba cada día en Malindi.

Ese día, una vez en el centro de la ciudad, donde hay negocios, algún supermercado y algunos bancos, tomamos fotos con los “masai warrior” que estaban de paso por la ciudad ganándose la vida. Viven de sus artesanías y a base de lo que el turista les da por posar para la foto.

Más tarde fuimos con Judith a caminar por la playa y vimos los barcos pesqueros, las redes y a los pescadores; caminamos por la escollera y disfrutamos del aire de mar antes de volver a casa en tuc-tuc.

De camino a casa paramos en un puesto de comida para llevar. Es curioso cómo están construidos los locales de comida, uno al lado del otro. Sin espacio entre sí pero con escasa simetría también. En realidad, todo me parecía curioso en Malindi.

Esa tarde fui a jugar con algunos niños del orfanato. Con los más pequeños. Enseguida se ganaron mi corazón. Cuando todos llegaron del colegio, me dieron la bienvenida con la canción Hakuna Matata. Fue un momento hermoso que es difícil de transmitir solo con palabras…

Esa misma noche tuve una experiencia divertida. Nos sentamos a la mesa y una de las hijas de mama Agnes sirvió la comida. Al ver que ellos comían con la mano, yo habiéndomelas lavado previamente, también utilicé las manos para agarrar la comida. Para mi sorpresa todos me miraron y largaron una carcajada. Hablaban en swahili y se reían de mí. Creí que estaba haciendo algo que no correspondía así que me detuve en seco. De repente una de ellas me dice “You are the only muzungu who eat with her hands and does’n t ask for spoon” (Tú eres la única extranjera que come con sus manos y no pide una cuchara). Yo sonreí y les dije que me encantaba comer con las manos  y que normalmente mi mamá no me dejaba y que ahora veía que era libre para hacerlo así que me alegraba de que ellos también lo hicieran. Tras decirles esto todos volvieron a reír y  me vitorearon por comer como ellos. Mama Agnes dijo que ya era una de los suyos.

Y así llegaba a su fin mi segundo día en Malindi…

Pescador quitándole la piel a una especie de víbora de mar
Malindi (Kenia) 2012
Contacta con la autora

Deja un comentario