Ho Chi Minh, una ciudad vibrante

Viajando por Asia estoy viviendo distintas experiencias que no hacen más que activar mis emociones y alternarlas a cada instante. Por momentos me siento feliz y enérgica, y por momentos me siento triste y cansada. Cada pueblo, cada ciudad, cada experiencia va marcando mi estado de ánimo. Y el cambio de Camboya a Vietnam era inevitable.

Callejón de Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Callejón de Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

Cuando llegué a Ho Chi Minh, en Vietnam, mis sentidos se despertaron. La ciudad es enorme y tiene mucho ambiente, mucha energía, mucha actividad. Es una ciudad vibrante. Una ciudad en movimiento constante. Y eso me encanta. Me transmite energía y fuerza para seguir este viaje por Asia que emprendí hace ya dos semanas.

Calle Bui Vien, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Calle Bui Vien, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

Nos hospedamos en una pensión del centro de Ho Chi Minh así que estamos muy cerca de los sitios más concurridos de la ciudad. Lo noté ni bien llegamos y al rato al salir a buscar un lugar para cenar. Los callejones que salen al costado del hotel son angostos y oscuros pero parecen seguros y llenos de vida.

La gente de Ho Chi Minh está en las calles, comiendo, bebiendo, charlando, vendiendo comida, ofreciendo masajes. Algunos incluso, tienen las puertas de sus casas abiertas. Dentro, lo mismo se puede ver la TV encendida como un altar luminoso donde honran a los familiares muertos o varias ollas y platos secándose después de ser lavados en la acera.

Vendedor ambulante, Calle Bui Vien, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Vendedor ambulante, Calle Bui Vien, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

En los restaurantes cercanos a nuestro hotel se puede cenar por 2 o 3 dólares. Y si se come algo de los vendedores ambulantes incluso se puede pagar menos. Nosotros aún no lo intentamos. Para desayunar nos preparan omelette pero ellos suelen tomar Pho, una sopa con verduras que pueden hacer con pollo también. Yo probé el Pho en uno de los tantos locales de la calle Bui Vien pero por la noche.

Cuando decía que Ho Chi Minh es una ciudad vibrante no sabía cuán acertada estaba. Al día siguiente de llegar a la ciudad, me desperté con el sonido de música callejera. Al parecer, estaban practicando algo de ejercicios aeróbicos desde las 5.30 am en el parque frente a nuestro hotel. Me asomé por la ventana y vi una ciudad totalmente despierta, corriendo, caminando, haciendo ejercicio.

Nosotras nos dedicamos a callejearla. Caminamos más de cuatro horas casi sin parar. Primero visitamos parques donde vimos distintos grupos de mujeres practicar yoga con música suave de fondo; otro grupo de mayores jugar algo parecido al badminton; otros tomar el café junto a los pajaritos. Y otros simplemente paseaban como nosotras.

Vietnamitas practicando yoga, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Vietnamitas practicando yoga, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Parque Tao Dan, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Parque Tao Dan, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

En Ciudad Ho Chi Minh se puede visitar el Museo de la guerra. Nosotras lo hicimos y volvimos a sentir algo similar a lo que nos pasó en los campos de concentración de Camboya. Es Difícil explicar una guerra en un artículo como este así que solo diré que jamás entenderé cómo puede el ser humano llegar a cometer semejantes horrores. Y lo peor de todo es que a día de hoy el pueblo vietnamita sigue sufriendo los efectos secundarios de los ataques químicos del Gobierno estadounidense.

Imágenes de los horrores posteriores, Museo de la Guerra, Ho Chi Minh, Vietnam
Imágenes de los horrores, Museo de la Guerra, Ho Chi Minh, Vietnam

Después del museo, visitamos una pagoda, que nos costó un poco encontrar ya que no estaba marcada en nuestro mapa y la gente a la que preguntábamos no hablaba inglés. La incapacidad para comunicarnos en vietnamita nos empezó a jugar una mala pasada. Pero finalmente, encontramos la pagoda y pudimos contemplar los rituales locales.

Vietnamitas con ofrendas, Pagoda del Emperador de Jade, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Vietnamitas con ofrendas, Pagoda del Emperador de Jade, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

En nuestra caminata, también visitamos la Catedral de Notre Dame vietnamita donde tuvimos el honor de ver una pareja de recién casados tomándose fotos. La verdad es que esta zona de Ho Chi Minh, la catedral incluida, es muy francesa y cuesta creer que se está en Asia cuando se pasea por ella. La oficina de correos da la misma sensación. Diría que incluso desencajan en el paisaje vietnamita pero de alguna manera Ho Chi Minh enlaza todo en uno y se vuelve esa ciudad vibrante que mencioné antes.

Catedral de Notre Dame, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Catedral de Notre Dame, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Oficina de Correos, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Oficina de Correos, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Vietnamitas recién casados, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Vietnamitas recién casados, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

Salir a callejear por Ciudad Ho Chi Minh fue un placer. Conocer caminando la misma ciudad que sufrió los horrores de la guerra, la misma que se recuperó y creció y se convirtió en lo que es hoy da gusto: Ho Chi Minh es una ciudad llena de vida y esperanza. Nos animamos a caminarla un poco a pesar de su inmensidad. El resultado fue un cansancio absoluto que nos hizo pedir un taxi al poco de llegar a China town desde el Distrito 1 bordeando el río.

Sauces al margen del río Saigón, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Sauces al margen del río Saigón, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Distrito 5, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Distrito 5, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015

Vuelta a casa, volvimos a salir a la noche de Ho Chi Minh, otra vez a ver las luces de la calle Bui Vien, las vendedoras de libros, los restaurantes, la gente yendo y viniendo como si fuera peatonal, la vida transcurriendo en la calle…y aprovechamos para regalarnos uno de esos masajes vietnamitas que te ofrecen en cada rincón de este barrio.

Me encanta la calle Bui Vien, donde las aceras son anchas pero están ocupadas por sillas de bares, gente y motos estacionadas; donde la gente camina sin cesar, donde todo el mundo parece disfrutar. Ojo, si bien esta calle parece peatonal, no lo es, así que hay que tener cuidado con las miles de motos que la atraviesan porque no van a frenar si no las ves. Ellas, las motos, son parte del paisaje urbano de esta calle tan animada, de esta ciudad tan alocada.

BBQ Puesto de comida callejero, Calle Bui Vien, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
BBQ Puesto de comida callejero, Calle Bui Vien, Ho Chi Minh, Vietnam, viaje 2015
Contacta con la autora

Deja un comentario