De paso por La Paz, Bolivia

El viaje a Bolivia estaba resultando una aventura y solo llevábamos cinco días en el país. Queríamos ir a La Paz y la Isla del Sol pero no teníamos muy claro cuántos días dedicaríamos a uno y otro sitio, ya que la meta del viaje estaba en Machupichu.

Nos despedimos de nuestros compañeros de excursiones y salimos desde Uyuni a La Paz en un bus nocturno para ir durmiendo. Llegamos a las 7.30 am a la capital de Bolivia y nos tomamos un té con pan en la estación de autobuses que parecía estar despertando a esa hora. 

En la cola del baño de la estación me sentí extranjera. A esa hora, solo había mujeres locales, con sus trenzas de pelo oscuro, sus faldas coloridas, su carga al hombro, bajitas y encorvadas por el peso de la carga, esperando su turno pacientemente. Pero lo que más me llamó la atención es que la fila para entrar al baño de hombres era más larga y todos entraban con un bidón de agua en sus manos. Todos menos los extranjeros que parecían desconocer la costumbre del lugar.

Queríamos ver La Paz. Queríamos, de verdad. Sin embargo, una idea venía rondando nuestras cabezas: ¿Y si seguimos viaje hacia Perú y ya vemos La Paz en el camino de regreso a casa? Y cuando una idea surge en los dos viajeros se instala de manera que es difícil ignorarla. Así que en cuanto desayunamos y las oficinas de transporte abrieron, nos informamos sobre los horarios de salida de los buses a Cuzco directos y nos compramos dos pasajes para las once o doce del mediodía.

Ya que nos quedaban unas horas para embarcarnos otra vez en un bus durante ocho horas, aprovechamos nuestro paso por La Paz para intentar conocer los alrededores de la estación de buses. Dentro, la gente no había sido muy amable así que esperábamos encontrarnos gente más amable fuera. Asomamos nuestros ojos inquietos y nos topamos con varios taxistas ofreciéndose a llevarnos al centro de la ciudad. Agradecimos y cruzamos la calle en dirección hacia un edificio que anunciaba “Hostel” con un cartel luminoso. Tomamos nota de la dirección y los precios y nos fuimos.

Zona céntrica de La Paz, Bolivia, invierno 2014
A simple vista, la ciudad no invitaba a recorrerla. No sé exactamente bien porqué. Quizás la cantidad de coches yendo y viniendo, los bocinazos, los edificios de ladrillo a la vista a un lado y a otro del camino, el griterío y el ruido, la falta de tranquilidad, de paz. Ironía del destino que la ciudad de La Paz nos ofreciera de todo menos paz.

Dicen que la experiencia en un sitio depende mucho de nuestro estado de ánimo y a veces pienso que fue la ansiedad por llegar a Machupichu y el agotamiento del viaje en bus desde Uyuni lo que me hizo ver de aquel modo La Paz. Pero no fue el único día que estuvimos de paso por la ciudad. Al volver de Cuzco, cuatro días después, tuve la misma sensación o peor. La Paz, definitivamente, no nos gustó.

Segundo paso por La Paz

Al llegar por segunda vez a La Paz creí que todo sería más fácil porque ya estábamos menos ansiosos y teníamos tiempo de sobra para recorrer la ciudad, ir a Isla del Sol y regresar a nuestro punto de partida a través de la Quiaca en Argentina. Sin embargo, la experiencia fue bastante fea. En la estación de buses la gente seguía siendo poco amable, tal vez cansados de los extranjeros con sus mochilas que llegan todos los años a la ciudad o tal vez por sus motivos personales. La cuestión es que todos nos huían o nos miraban con desconfianza, nos atendían con desgano y prisa. Empecé a extrañar las sonrisas y me di cuenta que eso me ponía triste.

En el hostel donde pensábamos pasar la noche no tuvimos mejor suerte. El recepcionista no nos atendió bien y nos hizo sentir incómodos así que decidimos irnos a buscar otro sitio donde dormir. En la oficina de turismo nos habían hablado de la Iglesia de San Francisco así que nos dirigimos hacia allí para ver si teníamos mejor suerte con los hoteles de la zona. Por el camino, seguimos encontrándonos muchos coches y mucha gente. Miramos hacia la montaña y vemos que está totalmente urbanizada: un edificio tras otro, encima del otro, amontonados de forma desorganizada afeando el paisaje.

Detrás de la Iglesia San Francisco, las calles estaban en obras así que los turistas y locales se amontonaban entre las aceras y las calles cuesta arriba. Los coches que se atrevían a subir la cuesta no tenían casi por donde pasar de la cantidad de gente que sobresalía de las aceras. Paramos en una agencia y preguntamos por la excursión a Isla del Sol. Ya salía al día siguiente así que teníamos tiempo de ubicarnos primero.

Plaza San Francisco, La Paz, Bolivia, Invierno 2014
Encontramos un hotel en la zona cercana a la peatonal Linares que también estaba en obras. El hotel se llamaba Lion Palace Hostel y era muy bonito y bastante cómodo así que pudimos por fin descansar. Y recobrar fuerzas para irnos a recorrer la ciudad.

Dimos unas vueltas, nos perdimos en un barrio desolado, que olía a pescado y a fruta podrida, nos topamos con un callejón sin salida y las pocas personas que había en la zona nos miraban con desconfianza. No había ni un turista por allí. Entramos en un kiosko que tenía un teléfono antiguo que podía utilizarse por unas monedas. Lo hicimos para llamar al teléfono que nos habían dado en el hotel de una persona que organizaba excursiones a Isla del Sol. No pudimos escuchar bien a la persona que nos atendió así que abandonamos la tarea y decidimos volver a la zona de la peatonal Linares para ver si alguna de las agencias seguía abierta y podíamos contratar la excursión.

Calles de La Paz, Bolivia, invierno 2014
Por suerte, unas horas más tarde dimos con una mujer muy amable en una agencia en una de las calles cercanas a nuestro hotel y por algo más de 400 bolivianos contratamos la excursión para dos, saliendo desde La Paz a Copacabana, cruzando el Lago Titicaca y llegando a la Isla del sol después de comer. Pero este día lo cuento en un próximo artículo.

La verdad es que me hubiera gustado que nuestro paso por la Paz fuera más agradable, que la gente nos hubiera encantado, que el paisaje nos hubiera enamorado pero no fue así. La Paz no nos gustó. La gente con la que tratamos, salvo una excepción, no fue amable. No respiramos ni alegría ni tranquilidad. Nos pareció una ciudad algo caótica, sucia, dejada, maltratada, ruidosa y superpoblada. Y a día de hoy aún sigo preguntándome si solo fue una sensación nuestra o si de verdad La Paz no es una ciudad linda y amable al viajero.

Contacta con la autora

Deja un comentario