Archivo de la categoría: Europa

Relatos de los viajes realizados recorriendo ciudades y paisajes de Europa.

Viaje a Escocia

‘¿Y si nos vamos 3 o 4 días a Escocia?’ ‘Sí, ¿por qué no?’. Así son las conversaciones con nuestros amigos, así surgen los viajes espontáneos como el de Mendoza y ahora éste a Escocia. Empezamos a leer blogs, compramos vuelos, miramos tours organizados, decidimos hacerlos por cuenta propia y cuando queremos darnos cuenta estamos en la ruta de Glasgow a Luss y adentrándonos en las Highlands.

Ruta por Glencoe, Escocia, agosto 2016 | viajarcaminando.org
Ruta por Glencoe, Highlands, Escocia, agosto 2016 | viajarcaminando.org

El recorrido lo armaron nuestros amigos tras leer varios artículos sobre Escocia y los mejores lugares para visitar. Y la verdad es que como no sabía qué esperarme, todo me sorprendió a tal punto que podría decir que este road trip de 3 días por Escocia fue uno de los mejores viajes de mi vida.

Paisajes de Escocia, Isla de Skye, agosto 2016 | viajarcaminando.org
Paisajes de Escocia, Isla de Skye, agosto 2016 | viajarcaminando.org

Seguir leyendo Viaje a Escocia

Las 10 Mejores Playas de Mallorca

Cada vez que pienso en Mallorca no solo recuerdo a mi familia, que vive allí, sino también sus playas, sus aguas cristalinas y esa sensación de estar en el Caribe pero muy cerca de casa. Y como tengo la oportunidad de ir tres o cuatro veces cada año, creo que puedo decir que conozco casi el 100% de las playas de Mallorca y por supuesto tengo mis favoritas.

Me cuesta empezar por una y es que desde que viví en Mallorca allá por los años 2004 y 2005 mis gustos han ido cambiando y las playas también, pero intentaré hacer un resumen ordenado de las playas más hermosas, el porqué me gustan tanto y de cuán fácil o difícil es hoy visitarlas o disfrutarlas.

Cala de la Gruta, Palma de Mallorca | viajarcaminando.org
Cala de la Gruta, Palma de Mallorca | rominitaviajera.com

Seguir leyendo Las 10 Mejores Playas de Mallorca

Madrid en tres días

Madrid es una de las ciudades más visitadas de España. Es mi hogar y una de mis ciudades favoritas del mundo. Sin embargo, nunca escribí sobre ella más que en mensajes a mis amigos para ayudarles a recorrerla en dos o tres días. Y he aquí un resumen mental de esos itinerarios que tantas veces he armado para viajeros que visitan la capital española.

Me gusta empezar el recorrido de Madrid por la Puerta del Sol, el kilómetro 0, símbolo de la ciudad como el Oso y el madroño ubicados en la misma plaza, ahora más cerca de la calle Alcalá. La Puerta del Sol no necesita presentación, es única. Es el punto neurálgico de esta ciudad que nunca duerme.

Cartel Tío Pepe, Puerta del Sol, Madrid, España, 2016 | viajarcaminando.org
Cartel Tío Pepe, Puerta del Sol, Madrid, España, 2016 | rominitaviajera.com

Seguir leyendo Madrid en tres días

Viena en tres días

Los sueños están para cumplirse. Al menos esa es mi filosofía de vida. Y el sueño de mi mamá era conocer Viena y todo lo relacionado a Sissi, Emperatriz. ¿Y el de mi papá? Ver el Danubio. Así que allá nos fuimos los tres: rumbo a la capital de Austria.

Palacio Schonbrunn, Viena, Austria, junio 2016 | viajarcaminando.org
Palacio Schonbrunn, Viena, Austria, junio 2016 | rominitaviajera.com

Viena me sorprendió por su elegancia, su arquitectura perfecta y simétrica, su historia viviente. Pasear por la ciudad fue como trasladarse al tiempo de los miriñaques y los peinados pomposos, para oír de cuando en cuando el “Danubio azul” de Johann Strauss.

Seguir leyendo Viena en tres días

Londres, imperdible en un viaje por Europa

Ver el Cambio de Guardia en el Palacio de Buckingham, dar una vuelta por Hyde Park, otra por Green Park, sentirse pequeño frente a la Abadía de Westminster o ante el Puente de la Torre o en Picadilly Circus, quedarse soñando con el Big Ben o hacer una falsa llamada dentro de una cabina roja de teléfono, son algunas de las cosas que me atraían de visitar Londres allá por 2010.

La cercanía y la oferta de vuelos baratos entre Madrid y Londres hace que viajar un fin de semana a la capital inglesa sea fácil y económico. Mi hermana, mi hermano y yo decidimos recorrer Londres en tres días, de los cuales solo uno nos llovió para sorpresa de todos.

Londres no necesita presentación. Es un imperdible en un viaje por Europa. Es una ciudad a la que volverás mil veces por distintos motivos y la encontrarás diferente. En Londres se me despertaron los cinco sentidos y se volvieron locos.

@rominitaviajera maravillada frente a los teléfonos rojos y negros, Londres, Inglaterra, abril 2010 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera maravillada frente a los teléfonos rojos y negros, Londres, Inglaterra, abril 2010 | rominitaviajera.com

El metro de Londres es caro, muy caro comparando con el de Madrid, y mi bolsillo universitario no podía permitirse grandes gastos, así que poco lo utilizamos. Puede parecer una locura recorrer toda la ciudad andando pero eso fue exactamente lo que hicimos. ¿Y cómo me gusta viajar a mi? Caminando. Así que así de feliz estaba yo.

De mi primer viaje a Londres hace ya seis años así que no recuerdo exactamente los recorridos exactos y qué día hicimos qué pero recuerdo anécdotas y eso es lo que me gustaría recordar en este relato. Seguir leyendo Londres, imperdible en un viaje por Europa

Pueblos de Navarra: del bosque al desierto en menos de 2 horas

Cada vez que se acerca un “puente”, un fin de semana largo, elegimos un punto del mapa y allá vamos. Esta vez nos apetecía conocer la cultura vasca y aragonesa y descubrir la llamada “Selva de Irati” de la que tanto había oído hablar a los senderistas. Así que dijimos “¿Nos vamos de ruta por los pueblos de Navarra?” y allá fuimos.

@rominitaviajera y David en Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera y David en Bárdenas Reales, Navarra, España, mayo 2016 | rominitaviajera.com

Navarra está al noreste de España, en la frontera con Francia, y aunque su capital, Pamplona, es muy conocida por las fiestas de San Fermín, la realidad es que Navarra es mucho más que su capital. Seguir leyendo Pueblos de Navarra: del bosque al desierto en menos de 2 horas

Toledo en un día

Mezquitas, sinagogas, Catedral y conventos. Musulmanes, judíos y católicos, conviviendo en un mismo lugar. He aquí la magia de Toledo, antigua capital visigoda, taifa de Al-andalus, y punto emblemático de la España de la Guerra civil del siglo pasado ¿Nos acompañan a desentrañar los misterios de esta ciudad medieval maravillosa?

@rominitaviajera en un rincón de Toledo, España, verano 2013 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera en un rincón de Toledo, España, verano 2013 | rominitaviajera.com

Viajar a Toledo es adentrarse en el tiempo: una ciudad amurallada con restos romanos, con su barrio judío, su Mezquita del Cristo de la Luz, el Alcázar y todos esos detalles que hacen de ella una ciudad a la que merece la pena volver una y otra vez para enseñarla a todo aquel que viene de visita a España.

Muralla de la ciudad, Toledo, España, verano 2013 | viajarcaminando.org
Muralla de la ciudad, Toledo, España, verano 2013 | rominitaviajera.com

Accedemos al casco histórico de Toledo por la entrada principal: la Puerta de Bisagra Nueva cuya parte principal fue construida en 1559. A partir de aquí nos esperan cuestas y más cuestas, callejuelas estrechas, plazas y edificios con encanto, con balcones bonitos, y las vistas al río, el Tajo, imponente y hermoso.

Puerta de Bisagra, Toledo, España, verano 2013 | viajarcaminando.org
Puerta de Bisagra, Toledo, España, verano 2013 | rominitaviajera.com

También se puede bordear la muralla y buscar las escaleras mecánicas que nos ahorrarán una subida importante, que después podemos recorrer a pie hacia abajo y utilizar la Puerta de Bisagra como salida. Esto fue lo que hicimos en las última visitas a Toledo.

Callejeando por Toledo, España, verano 2013 | viajarcaminando.org
Callejeando por Toledo, España, verano 2013 | rominitaviajera.com

Seguir leyendo Toledo en un día

Paseando por la costa valenciana

Mochila al hombro nos subimos al metro de Madrid. Vamos camino a la estación de Atocha. Es la primera vez que vamos a tomar el AVE, el tren rápido, y estamos ilusionados como niños pequeños. Nos vamos a un pueblo de Valencia los cuatro días de Semana Santa. La estación de Atocha ya es una vieja amiga pero estos días festivos está llena de gente y nos demoramos tanto que subimos al tren tan solo 2 minutos antes que cierre sus puertas y empiece la marcha. Al cabo de un rato, el tren alcanza los 300 km/hora y nos ponemos a hacerle fotos a la pantalla con esas cosquillitas en el estómago que aparecen cuando estás viviendo una experiencia nueva. Miro por la ventana y veo el paisaje de la provincia de Madrid pasar a gran velocidad: los prados verdes, alguna sierra, a lo lejos un pueblo que no alcanzo a reconocer. Apenas noto el movimiento, la velocidad. Vuelvo a mirar por la ventana del tren y me quedo embobada con el paisaje, con el reflejo de David en el cristal, con la música en mis oídos, y me dejo llevar.

Vistas desde el AVE Madrid-Valencia, España, marzo 2016
Vistas desde el AVE Madrid-Valencia, España, marzo 2016

El viaje en tren rápido de Madrid a Valencia dura 1.40 hora. Cuando queremos dar cuenta del viaje, ya estamos en Valencia. Empieza nuestro viaje de Semana Santa: cuatro días de descanso, de caminatas por la playa, de comer paella, de visitar la ciudad, de pasear por la albufera, de disfrutar con los amigos, de sentir el viento en la cara y de sabernos vivos y felices. Seguir leyendo Paseando por la costa valenciana

10 Ciudades de España para visitar en Primavera

Quedan pocos días para la Primavera y nos planteamos viajes cortos, de fines de semana, visitando paisajes de la bella España. Tratando de hacer una lista de las diez ciudades españolas ideales para visitar en Primavera me puse a revisar en mis Archivos de marzo, abril, mayo y junio para decidirme. Y este es el resultado:

Madrid

¡Cómo no! La bella Madrid. En invierno puede ser muy fría si vienes de ciudades más cálidas y en verano te puedes azar y derretir. Sin embargo, en primavera, Madrid florece, se despierta (si es que alguna vez duerme) y renace. El solcito que ya calienta un poquito nos invita a caminarla, a recorrer sus calles entrañables, sus parques ahora florecidos.

Madrid en primavera invita a darse un paseo por el Parque del Buen Retiro (alquilar una barca por el Lago tal vez) o a pedalear por el Parque Juan Carlos I o perdernos en la arboleda de Casa de Campo o quizás pasear por Madrid Río. ¿Y por qué no subirnos al Teleférico y admirar a la Capital Española desde el cielo mientras se colorea con los primeros rayos de sol de mayo?

Jardines del Buen Retiro, Madrid, 2013
Jardines del Buen Retiro, Madrid, 2013
Madrid Rio, Madrid, España, 2015
Madrid Rio, Madrid, España, 2015

Valencia

Llega la primavera y Valencia nos espera soleada, con sus terrazas deseando llenarse y las mejores paellas de España recién hechas sobre las mesas al aire libre. Aún no habrá tanta gente como en verano así que tenemos la playa para nosotros solos, para caminar por la costa y quizás tomarnos un helado.

Podremos visitar la Ciudad de las Artes, callejear por la ciudad, acercarnos al Jardín Botánico y admirar sus plantes que iluminadas por el sol primaveral nos devolverán sus verdes más bonitos.

Playa de la Malvarosa, Valencia, Mayo 2008
Playa de la Malvarosa, Valencia, Mayo 2008
Naranja en Jardín Botánico, Valencia, España, mayo 2008
Naranja en Jardín Botánico, Valencia, España, mayo 2008

Barcelona

Es una ciudad ideal para visitar en fin de semana incluso en invierno porque siempre hace buen tiempo. Pero en primavera nos invita a darnos ese paseo por la playa que tanto estábamos esperando, y sentir la brisa es fresquita mientras observamos cómo los más valientes ya se animan a bañarse en el mar.

Además Barcelona tiene la Sagrada Familia, el Barrio Gótico, la Plaza Catalunya, la Gran Vía de las Cortes catalanas, el Arco del Triundo, la Rambla y un sin fin de zonas preciosas por las que pasearnos sin aburrirnos ni un instante.

La Sagrada Familia, Barcelona, marzo 2011
La Sagrada Familia, Barcelona, marzo 2011
Arco del Triunfo al fondo, Barcelona, marzo 2011
Arco del Triunfo al fondo, Barcelona, marzo 2011

Córdoba

Si todavía no conoces la Mezquita de Córdoba ésta es la estación para ir. En verano hace demasiado calor y en invierno quizás el frío te corte un poco, pero en primavera la vas a disfrutar al máximo. 

Además, los patios cordobeses con sus plantas y flores te van a enamorar. Son un imperdible de Andalucía.

Interiores de la Mezquita de Córdoba, Córdoba, España, marzo 2013
Interiores de la Mezquita de Córdoba, Córdoba, España, marzo 2013
Patio cordobés, Córdoba, España, Marzo 2013
Patio cordobés, Córdoba, España, Marzo 2013

Mallorca

Vale, no es una ciudad en sí pero no quería poner solo Palma porque la verdad es que ya que vas hasta la isla, yo aprovecharía a hacer todas esas excursiones que el verano te impide por semejante calor. Además, en primavera podrás disfrutar de las playas más hermosas sin gente y si vas en mayo incluso bañarte en el mar sin arrepentimientos. Merece la pena, de verdad, conocer esta isla preciosa en una estación donde aún no hay turistas por todas partes.

Mallorca en primavera invita a pasear por sus playas pero también por la Sierra de Tamuntana, por los pueblos con encanto como Valldemossa o Fornalutx, o tomarse un helado en el Puerto de Andratx o subir al Castillo de Oriente.

Playas de Calviá, Mallorca, España, mayo 2013
Playas de Calviá, Mallorca, España, mayo 2013

Mérida

Capital de la antigua provincia romana de Lusitania, Mérida es un imperdible de España pero muchas veces olvidado por la mayoría de viajeros que visitan el país. Mérida es una joya romana muy bien conservada y allá donde vayas verás trozos de historia que hablan.

En invierno puede ser un poco fría y en verano, muy calurosa así que creo que la primavera es la mejor estación para visitarla y pasear por el Conjunto Arqueológico de Mérida. La zona de los jardines estará floreada y le dará vida a los restos romanos por los que vamos a pasear.

Anfiteatro romano, Mérida, España, Marzo 2010
Anfiteatro romano, Mérida, España, Marzo 2010

Huesca

El invierno se va y el deshielo nos invita a hacer rafting en la provincia de Huesca, visitar el Valle de Ordesa y Monte Perdido, alojarse en una casita rural de Aínsa, recorrer el pueblo, tomar un chocolate caliente si es primavera temprana. Es una buena época para hacer senderismo y excursiones por pueblos habitados y abandonados de la zona.

Pueblo abandonado Fumanal, Huesca, España, 2009
Pueblo abandonado Fumanal, Huesca, España, 2009

Lastres

Elijo Lastres porque podría decirse que fue mi preferido del viaje al Principado pero creo que si llegamos hasta Asturias vale la pena visitar muchos pueblecitos de la costa, tomar el sol que empieza a calentar las costas, comer mirando el mar y aprovechar a hacer excursiones por los alrededores de los pueblos donde nos toparemos con un verde muy verde precioso. 

Lastres, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando
Lastres, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

Cuenca

La ciudad de las casas colgantes tiene una luz especial en primavera. Es una estación ideal para pasearse por los alrededores del río Jucar que se llenan de flores en la primavera tardía. Si dejas llegar el verano el calor puede ser apremiante.

Detalle de una de las Casas colgantes, Cuenca, España, 2008
Detalle de una de las Casas colgantes, Cuenca, España, 2008

Toledo

Es siempre preciosa pero en invierno puede ser muy dura. Si aún no conoces esta ciudad medieval donde se cruzan las tres culturas: cristiana, árabe y judía, en una armonía digna de ser recorrida a pie. ¿Y qué mejor estación para caminar una ciudad de cuestas que la primavera? No esperes al verano porque los 40 grados a la sombra pueden hacerte sufrir si no te acercas al río o bebes muchísima agua. Aprovecha la primavera para visitar esta ciudad histórica que no te dejará indiferente.

Vistas de Toledo, España, 2013
Vistas de Toledo, España, 2013

 

Un viaje a Gales de tres días o un Inicio de año diferente

Hay una clase de viajes que algunos viajeros llaman “experimentales” y así creo que podría definirse el viaje que hicimos a Gales para despedir el 2015 y dar la bienvenida al 2016. Un viaje de desayunos energéticos, de excursiones por el bosque, de ovejas y barro (mucho barro), de mantita y pelis, de juegos de mesa y risas, de prioratos olvidados, de pueblos de libros y bares atípicos.

Alrededores de Glusbury, Gales, Gran Bretaña, 2016
Alrededores de Glusbury, Gales, Gran Bretaña, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

Toda la vida pasamos la Nochevieja (o “el 31” como se decía en Argentina) en pleno verano, en Mar del Plata, con un poco de calor, entre amigos y familiares y comiendo erróneamente turrón y nueces siguiendo tradiciones españolas. Cuando nos mudamos a España con mi familia, supuse que tendría una Nochevieja con nieve pero viviendo en Mallorca eso nunca ocurrió (ni siquiera el año en que me quedé a pasarlo en Madrid). Así que las Nocheviejas de frío y nieve de las películas se quedaron en una simple fantasía.

Casa Rural, Glusbury, Gales, 2016
Casa Rural, Glusbury, Gales, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

En Gales tampoco nevó pero sí hizo mucho frío, frío del que invita a quedarse en casa mirando la chimenea, tapado con la frazada hasta el cuello y comiendo chocolates. ¿Acaso no es época de comer chocolates en el sofá? Pero como somos inquietos y no podíamos estar en Gales y dejar de verla así que no nos conformamos con estar en la Casa Rural que mi hermano alquiló para la ocasión cerca de Glasbury, casi a los pies del Parque Nacional Brecon Beacons.

Vista de Breacon Beacons, Gales, Reino Unido, 2016
Vista de Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

La zona resultó ser preciosa: verde y tranquila. Se respiraba paz allá donde fuéramos. Era el 31 de diciembre de 2015, último día del año y no teníamos prisa porque se fuera. Dimos un paseo por el bosque, enfundados en nuestras chaquetas de invierno, deseando que esas nubes no fueran de lluvia y resbalando a ratos por el suelo barroso. Caminando, respirando aire fresco (o frío, según lo friolento que uno sea) y reflexionando sobre la vida. Con todo el tiempo del mundo…hasta que empezó a llover y no todos teníamos calzado apropiado.

Paseo por el Bosque, alrededores de Glusbury, Gales, Reino Unido, 2016
Paseo por el Bosque, alrededores de Glusbury, Gales, Reino Unido, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

Y llegó la noche en la que despedimos el año, tiramos el calendario (o lo quemamos según tradición), dejamos atrás las penas de ese año y nos ponemos propósitos para el nuevo año. Todo eso sumado al banquete especial que nos solemos dar que en nuestro caso fue pollo al horno con patatas cocinado por mi hermano que es un gran anfitrión incluso no estando en su propia casa.

Cena Fin de Año, Casa Rural, Glusbury, Gales, Reino Unido, diciembre 2015
Cena Fin de Año, Casa Rural, Glusbury, Gales, Reino Unido, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

La medianoche llegó y decidimos salir de la casa a contemplar el cielo y las estrellas. No se escuchaba ni un alma. El frío calaba hasta los huesos. A lo lejos, de repente, un sonido de fuegos artificiales que pronto cesó. El frío se volvía más intenso cada vez. Y las estrellas brillaban tanto en el manto negro de esa noche que parecían iluminar nuestros rostros. Una belleza que nos hizo olvidar por unos instantes el intenso frío del invierno galés.

2016

El primer día del año nos despertamos temprano y preparamos un desayuno de huevos y bacon en una de esas cocinas antiguas muy de película. Y tras abrigarnos hasta el infinito, partimos hacia Langollen, para subir la colina con el objetivo de conocer el Castillo Dinas Bran o mejor dicho, lo que queda de él. Y el camino no fue nada fácil: patiné en el barro, resbalé un par de veces y caí de culo otro par. Pero las vistas y las risas merecieron la pena.

Ruinas del Castillo Dinas, Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016
Ruinas del Castillo Dinas, Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

El tercer día en esta tierra llamada Gales, decidimos ir a Hay on Wye, la aldea de los libros. Un pueblo lleno de librerías con más de 40 años. Libros, libros y más libros. Por todos lados, incluso en las estanterías al aire libre en los jardines de un castillo refaccionado por jubilados laboriosos. Un pueblo que a una amante de los libros como yo, le hizo tanta ilusión como el viaje en sí.

Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016
Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Por lo que cuentan en Wikipedia, el desarrollo turístico de la aldea de Hay on Wye comenzó en 1961 cuando Richard Booth abrió su primera tienda de libros usados. Al parecer el éxito fue notable así que en los años siguientes surgieron más librerías de libros usados. Así fue como en los años 70 se proclama a Hay on Wye pueblo del libro.

 

Castillo de Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016
Castillo de Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

 

Estantería con libros en Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016
Estantería con libros en Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Nuestra ruta por Gales no terminó allí. Continuamos viaje hacia Llanthony, un Priorato Agustiniano parcialmente en ruinas, que se encuentra dentro del mismísimo Parque Nacional de Brecon Beacons y que data del año 1100. Pasear por aquel Priorato me hizo sentir en un libro de Dan Brown.

Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016
Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Seguramente que nos quedaron muchos pueblos galeses por visitar, alguna comida que probar, alguna excursión por hacer, pero la verdad es que fue un viaje muy bonito.

Alrededores del Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016
Alrededores del Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Me quedo con las ovejas que nos cortaron el paso subiendo la colina hacia las ruinas del Castillo Dinas, cómo el viento casi me tira al llegar a la cima, cómo me patiné en el barro y terminé riéndome de mi misma. Me quedo con el pastel de carne caliente de un bar de carretera, con el “cream tea” que en vez de crema tenía scones (de los ricos), con los paisajes verdes húmedos y la niebla que nos cortó el paso de camino a un Priorato del siglo XII. Y con el deseo de regresar a Gales algún día, por supuesto. Es un destino que merece la pena repetir. ¿En verano tal vez?

Atravesando la niebla del Brecon Beacons Park, Gales, Reino Unido, enero 2016
Atravesando la niebla del Brecon Beacons Park, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

 

Ovejas pastando en una colina del Parque Nacional Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016
Ovejas pastando en una colina del Parque Nacional Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com