Paseando por la costa valenciana

Mochila al hombro nos subimos al metro de Madrid. Vamos camino a la estación de Atocha. Es la primera vez que vamos a tomar el AVE, el tren rápido, y estamos ilusionados como niños pequeños. Nos vamos a un pueblo de Valencia los cuatro días de Semana Santa. La estación de Atocha ya es una vieja amiga pero estos días festivos está llena de gente y nos demoramos tanto que subimos al tren tan solo 2 minutos antes que cierre sus puertas y empiece la marcha. Al cabo de un rato, el tren alcanza los 300 km/hora y nos ponemos a hacerle fotos a la pantalla con esas cosquillitas en el estómago que aparecen cuando estás viviendo una experiencia nueva. Miro por la ventana y veo el paisaje de la provincia de Madrid pasar a gran velocidad: los prados verdes, alguna sierra, a lo lejos un pueblo que no alcanzo a reconocer. Apenas noto el movimiento, la velocidad. Vuelvo a mirar por la ventana del tren y me quedo embobada con el paisaje, con el reflejo de David en el cristal, con la música en mis oídos, y me dejo llevar.

Vistas desde el AVE Madrid-Valencia, España, marzo 2016
Vistas desde el AVE Madrid-Valencia, España, marzo 2016

El viaje en tren rápido de Madrid a Valencia dura 1.40 hora. Cuando queremos dar cuenta del viaje, ya estamos en Valencia. Empieza nuestro viaje de Semana Santa: cuatro días de descanso, de caminatas por la playa, de comer paella, de visitar la ciudad, de pasear por la albufera, de disfrutar con los amigos, de sentir el viento en la cara y de sabernos vivos y felices. Seguir leyendo Paseando por la costa valenciana

Un crucero por el Nilo: Luxor, Edfu, Asuán y un pueblo nubio

¿Preparados para embarcarse en un Crucero por el Nilo? ¿Listos para espiar las maravillas farónicas a orillas del segundo río más grande del mundo? Entonces, pasen y vean, asomense a la proa o siéntense en una tumbona a babor o estribor, pidan un zumo de naranja natural o un té de menta. Relajense, dejense llevar por las lentas aguas del Nilo y disfruten de este viaje por el Egipto más ancestral que hayan podido imaginar jamás.

Vistas del Nilo desde el balcón del Crucero, Luxor, Egipto, marzo 2016
Vistas del Nilo desde el balcón del Crucero, Luxor, Egipto, marzo 2016

Viajamos a Egipto en búsqueda de las grandes leyendas y mitos faraónicos: queríamos pisar tierra de Nefertiti, de Ramsés II, de la reina Hapshetsut, de Tutankamón, de Cleopatra y de tantos farones de los que oímos hablar en documentales y libros de historia. Queríamos también conocer el Egipto urbano y rural, la convivencia del antiguo Egipto con la gente de hoy y adentrarnos en sus secretos mejor guardados. Y la realidad es que el viaje superó nuestras expectativas en todos los sentidos.

Callejeando por Edfu, Egipto, marzo 2016
Callejeando por Edfu, Egipto, marzo 2016

Después de recorrer el Cairo, aterrizamos en Luxor donde visitamos el impresionante complejo de Karnak, con sus columnas llenas de jeroglíficos, algunos de ellos con los colores originales. El templo de Karnak, dedicado al dios Amón, te deja boquiabierto desde el primer instante.

Templo de Karnak en Luxor Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Templo de Karnak en Luxor Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

De Karnak nos trasladamos al Templo de Luxor. Algo más pequeño el templo de Luxor, estaba conectado al de Karnak por un pasillo de esfinges pequeñas que hoy en día siguen en proceso de restauración.

Templo de Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Templo de Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Si nuestro primer día en este crucero por el Nilo ya estaba siendo increíble, lo siguiente lo hizo aún más: nuestro guía nos trasladó al Valle de los Reyes, una necrópolis del Antiguo Egipto donde pudimos visitar las tumbas de algunos faraones antes de dar la vuelta y acudir al grandísimo Templo de la reina Hatshepsut.

Templo de Hapsetsut, Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Templo de Hapsetsut, Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Antes de volver al barco y empezar la navegación por el Nilo hacia el sur, hacemos un visita rápida a los Colosos de Memnón, dos estatuas gigantes de piedra que representan al faraón Amenhotep III y donde aún hoy siguen las restauraciones.

Los Colosos de Memnón, Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera frente a Los Colosos de Memnón, Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Ahora sí, dejamos de lado la antigua civilización egipcia tras ocho horas de visitas a templos y tumbas y nos dedicamos a descansar. Ha llegado el momento de relajarse en la cubierta del barco, de tomar el sol mientras el río Nilo discurre lentamente a nuestros pies, de degustar un té con menta preparado con cariño por la tripulación, mientras nos asomamos a la vida rural del sur de Egipto.

Desierto y palmers a orillas del río Nilo, cerca de Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Desierto y palmeras a orillas del río Nilo, cerca de Luxor, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

De vez en cuando, un niños nos saludan desde la orilla, un adulto nos observa asomándose entre las plantaciones en el medio del campo, unos adolescentes corren río abajo intentando alcanzarnos. Ahora una barca se aproxima y ata una cuerda a nuestro barco. ¿Qué sucede? Nuestra alerta se activa durante unos instantes hasta que comprendemos que se trata de vendedores ambulantes que desde su pequeña embarcación anuncian hermosos manteles a la venta al grito de “María, mira este, María, elige uno, no importa precio” y nos reímos por su agresiva estrategia de marketing que consiste en arrojar los manteles al balcón de la señora que se asoma con interés al grito de su nombre.

Vendedores ambulantes en bote, navegando por el Nilo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Vendedores ambulantes en bote, navegando por el Nilo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Seguimos disfrutando del paisaje, de nuestro té con menta, del descanso y del silencio del viaje por el Nilo. El Sol empieza a caer y presenciamos un hermoso atardecer. Perfecto final para un día cargado de emociones.

Atardecer en el río Nilo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Atardecer en el río Nilo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

El crucero sigue su camino mientras la noche llega y vemos cómo cruzamos las compuertas de la esclusa de Esna. Y navegamos hasta llegar a Edfu donde pasamos la noche arrullados por el Nilo. Al día siguiente, nos montan en unas calesas (nunca me gustó subirme a ellas por el maltrato que sufren los caballos pero está incluido y no quiero arruinar el viaje a nadie protestando) que nos trasladan por medio del pueblo hasta el Templo de Edfu, templo ptolemaico dedicado a Horus.

Templo de Edfu, Edfu, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Templo de Edfu, Edfu, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Después de la comida y un merecido descanso en la cubierta del barco con el ya tradicional té de cortesía, volvemos a desembarcar antes de que caiga el sol a orillas del Templo Kom Ombo, otro templo ptolemaico donde por fin vemos la figura de Cleopatra, la última reina del Antiguo Egipto, y disfrutamos de un hermoso atardecer.

Templo de Kom Ombo, Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Templo de Kom Ombo, Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

De camino de regreso al barco, atravesamos el mercado de Kom Ombo donde sus vendedores se desesperan porque llevemos alguna prenda para la fiesta de disfraces de esta noche. Al final del camino, sin la presión de los vendedores más insistentes, compro un colgante y luego en el barco un pañuelo blanco con moneditas que me ayudará a inventarme un disfraz de una Cleopatra moderna con vestido corto. Antes de subir al barco, a David le ofrecen 300 mil euros en camellos por mi y nos alejamos riendo de las ocurrencias de los egipcios. ¿Cuánto? dice David al aire mientras se gira y yo lo empujo riendo.

La fiesta en el crucero resulta muy divertida: bailamos, jugamos, reímos y nos hacemos fotos con nuestros disfraces improvisados, mientras el barco sigue su navegación por el Nilo lentamente sin que nos demos cuenta.

David y @rominitaviajera en la Fiesta egipcia, Crucero por el Nilo, Egipto, marzo 2016
David y @rominitaviajera en la Fiesta egipcia, Crucero por el Nilo, Egipto, marzo 2016

Al día siguiente estamos en Asuán. Visitamos el obelisco inacabado y la antigua represa protegida por militares por ser un punto estratégico para Egipto y su seguridad nacional: si alguien la atacase, media población egipcia quedaría bajo las aguas del Nilo. Ahí arriba, las vistas del río son impresionantes.

Obelisco inacabado, Asuán, Egipto, marzo 2016 |viajarcaminando.org
Obelisco inacabado, Asuán, Egipto, marzo 2016 |viajarcaminando.org
Vistas desde la Represa del Nilo, Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Vistas desde la Represa del Nilo, Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Por la tarde, tenemos nuestra última excursión del Nilo: una visita a un pueblo nubio que incluye un paseo en lancha y otro en camello por las arenas de las orillas del río. Durante el paseo en camello hablo con Mustafá, el que los guía, y nos reímos de los nombres de los camellos: Ricky Martin y Alonso.

@rominitaviajera montando en camello hacia el pueblo nubio cerca de Asuán en Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera montando en camello hacia el pueblo nubio cerca de Asuán en Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

En el pueblo nubio, descubrimos casitas de adobe preciosas, de distintos colores, con diferentes formas; un mercado con especias y adornos variados; y gente del pueblo caminando de un lado al otro. En la casa a la que somos invitados nos sirven el té de cortesía y nos convidan con una pasta que sabe a mantecol y una miel roja deliciosa en la que podemos mojar un pan casero hecho al calor del sol. Desde lo alto de la casa, se aprecia el pueblo y los detalles de la cultura nubia, una cultura más propia de África subsahariana, una cultura llena de color.

Pueblo Nubio, cerca de Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Pueblo Nubio, cerca de Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

A la noche, nuestro guía nos lleva de forma altruista a dar un paseo por las calles de Asuán. Es jueves y al día siguiente es festivo así que las calles están llenas de gente paseando, niñas y niños, adolescentes, jóvenes parejas, matrimonios, familias. Nos sentamos en una cafetería y pedimos té mientras compartimos una cachimba de tabaco de manzana todos juntos. El bar está muy animado pero son todos hombres. Solo en nuestro grupo hay mujeres. No hay turistas a la vista. Me giro y veo que somos parte del paisaje urbano, que no nos miran tanto como en otros sitios y me siento integrada en el ambiente por unos instantes, dándome el lujo de apreciar la auténtica noche de Egipto.

Noche en una cafetería, Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Noche en una cafetería, Asuán, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Al día siguiente, no tenemos excursiones programadas. Decidimos descansar, apreciar el paisaje, leer, y conversar. Y así, con la felicidad de haber cumplido un sueño, termina nuestro crucero de cuatro días por el Nilo que sin duda recordaremos por los siglos de los siglos.

Vistas del pueblo nubio desde el Nilo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Vistas del pueblo nubio desde el Nilo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org

Si tienes dudas sobre la seguridad de viajar a Egipto en 2016 lee el post ¿Es seguro viajar a Egipto?

Paseando por El Cairo y las Pirámides de Guiza

Amo África. Es algo difícil de explicar. Me encanta y punto. Solo conozco en persona tres países (Kenia, Marruecos y Egipto) pero desde pequeña me fascina la idea de recorrer el continente y descubrir su pasado, me genera una curiosidad increíble. Si a ese amor le sumamos mi sueño de conocer las pirámides de Giza antes de cumplir los 30 años, digamos que el viaje a Egipto se convierte en “EL VIAJE” de este año.

Mezquita de Hussein, El Cairo, Egipto, África, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Mezquita de Hussein, El Cairo, Egipto, África, marzo 2016 | rominitaviajera.com

Veníamos dándole vueltas a la idea: qué bueno estaría ir a Egipto este año, no? Sí, pero bueno, es caro, y además no sé si es seguro. ¿Y si en vez de ir por libre vamos por Agencia? La idea quedó en el aire pero yo no me aguante y entré en una web a mirar a ver que había y por el milagro del Remarketing un día vi el aviso: “Ganga Egipto Eterno” por 379€ vuelo, hotel y crucero pensión completa. Incluía casi todo (menos un pago extra de excursiones en destino) y nos dejaba dos días libres en El Cairo para hacer lo que nos diera la gana. Pedí consejos en foros y reservé. Así, a lo loco, casi sin pensarlo. Y dos semanas antes del vuelo, nos confirmaron que teníamos plazas. Casi no me dio tiempo a imaginar Egipto que ya estábamos allí.

Alrededores del Bazar Khan el Kalili, El Cairo, Egipto, África, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Alrededores del Bazar Khan el Kalili, El Cairo, Egipto, África, marzo 2016 | rominitaviajera.com

Mi viaje a Egipto de una semana empieza por su capital: El Cairo. Y la visita obvia a las Pirámides de Giza: Keops, Kefren y Miserinos; y la Esfinge, por supuesto. ¡Cómo explicar lo que sentí cuando vi las pirámides! ¡Tantos años de historia delante de mis ojos! Fue tan emocionante como cuando llegamos a Machupichu. ¡Semejante maravilla arquitectónica!

Pirámide de Kefren, Meceta de Guiza, El Cairo, Egipto, marzo 2016
Pirámide de Kefren, Meceta de Guiza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | rominitaviajera.com

Me había quedado pasmada mirando las pirámides y no me había dado cuenta que teníamos admiradoras: un grupo de niñas de provincia nos estaban mirando. Querían fotos. Ya me habían tomado fotos abajo, antes de entrar, pero querían más. “Una más, una más”. Las vi suplicar y me entró la risa: me estaban pidiendo más fotos como si yo fuera una famosa. Y ahí me acordé de Kenia y de la India donde los niños de las aldeas no habían visto nunca a una chica de ojos azules y por eso me tocaban la mano pensando que era algo celestial, según me relataron traductores. No pude más que aceptar las una y mil fotos que se hicieron conmigo y también les “presté” a David al que miraban engatusadas desde hacía un rato.

David fotografiándose junto a una niña de un grupo de escuela, Pirámides de Guiza, Egipto, marzo 2016
David fotografiándose junto a una niña de un grupo de escuela, Pirámides de Guiza, Egipto, marzo 2016 – rominitaviajera.com

Para ver las tres pirámides al completo nos desplazamos en la Van de la agencia hasta una meseta donde perdíamos de vista las casas, los edificios, la ciudad en sí. Delante de nosotros: arena y la vista panorámica de las tres pirámides: Keops, Kefren y Miserinos. Pura paz.

@rominitaviajera en las Piramides de Guiza, El Cairo, Egipto, marzo 2016
@rominitaviajera en las Piramides de Guiza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | rominitaviajera.com

Después de las pirámides es el turno de La Gran Esfinge de Guiza de unos veinte metros de alto que habría sido esculpida unos 2500 años antes de Cristo. Y cuando uno escucha semejantes fechas, se siente retroceder en el tiempo y se imagina a los egipcios de los libros, los que tanto estudiamos en la escuela. ¿Qué queda de todo eso? Lo estábamos por descubrir. Seguir leyendo Paseando por El Cairo y las Pirámides de Guiza

¿Es Seguro viajar a Egipto?

ACTUALIZACIÓN:

  • 11/12/2016 – Nuevo atentado: Una bomba ha estallado junto a la puerta de la Catedral copta en El Cairo y han muerto alrededor de 25 personas.
  • 09/12/2016 – Nuevo atentado: Una bomba ha estallado en un puesto de control cerca de las pirámides de Giza en El Cairo y han muerto 6 policías.

Viajé a Egipto y volví sana y salva. Utilicé el metro, el bus, taxis, vans privadas, avión, crucero, patitas, y no me pasó nada. Con esto no quiero frivolizar sobre la situación que puede estar viviendo la zona pero sí me gustaría contar mi experiencia personal para animar a otros a viajar a Egipto si es uno de esos destinos que siempre desearon.

@rominitaviajera y su marido en Vista Panorámica de las Pirámides de Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | Viajarcaminando.org
@rominitaviajera y su marido en Vista Panorámica de las Pirámides de Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | rominitaviajera.com

“¿Te vas a Egipto? ¡Estás loca! Te van a matar” es una de las frases que más oí antes de tomar el vuelo Madrid – El Cairo para disfrutar de una semana en uno de los destinos turísticos más importantes del mundo, hasta hace poco. Y la verdad es que me hizo plantearme el tema de la seguridad como algo muy importante a tener en cuenta en este viaje pero no mucho menos que cuando fui a Tailandia en 2015 después de los atentados en Bangkok. Informarse es clave.

¿Qué dice el Ministerio de Asuntos Exteriores de España?

En la web del Ministerio se desaconseja viajar a Egipto (en letras mayúsculas por si no queda claro) excepto a Luxor y Asuán así como los centros turísticos de la costa continental del Mar rojo, siempre que se acceda por vía aérea. Nosotros fuimos a Luxor y Asuán pero también visitamos El Cairo.

El Ministerio también aclara lo siguiente: “Existe el riesgo de atentado terrorista: se han perpetrado atentados terroristas en el Sinaí, en El Cairo y en otras ciudades de Egipto. Los más graves han tenido lugar contra comisarías de policía y contra puestos de control de las fuerzas de seguridad.” Y desaconsejan visitar la Plaza Tahrir o Plaza de la Liberación adonde también fuimos no solo por su simbolismo y por ser práctica porque llega a ella el metro desde Giza sino también porque es donde se encuentra el Museo de Egipto que nos encantó.

Museo de Egipto, Plaza Tahrir, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
Museo de Egipto, Plaza Tahrir, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | rominitaviajera.com

¿Por qué se desaconseja viajar a Egipto?

La Plaza Tahrir en El Cairo fue en enero de 2011 como la Puerta del Sol en Madrid en mayo del mismo año. Las revueltas de 2011 se originaron en Egipto por las mismas causas que aquí en España: como una protesta frente a las altas tasas de desempleo, la carencia de viviendas y alimentos así como un salario mínimo coherente, la inflación, la corrupción, la falta de libertad de opinión, por el exceso de brutalidad policial y otros aspectos de la vida. Si estuviste en Madrid aquel año sabrás que no era inseguro visitar la ciudad (incluso unirse a las protestas, aunque hubo casos de violencia policial pero esa es otra historia). Así que tampoco era inseguro visitar El Cairo ni entonces ni ahora. Sin embargo, creo que esto es algo también muy personal y que cada uno conoce sus límites viajeros.

Lo que sucedió después de la revolución de 2011 en Egipto es que Mubarak fue depuesto (en principio un logro de las manifestaciones) y en junio de 2012 hubo elecciones presidenciales. Resultó electo el candidato por los Hermanos Musulmanes, Mohamed Morsi, quien asumió el cargo el 30 de junio de 2012, siendo el primer presidente elegido democráticamente en la historia de Egipto. Pero en junio de 2013, el pueblo volvió a manifestarse, no estaban contentos con Morsi y con la situación económica y social del país. Y las manifestaciones fueron de tal envergadura que el Jefe de las Fuerzas Armadas anunció “Si las demandas de la gente no se realizan en el periodo definido, entonces corresponderá a las Fuerzas Armadas anunciar una hoja de ruta para el futuro”. Y al cabo de unos días, el 3 de julio en concreto, el Ejército se reunió con varias fuerzas políticas de Egipto y dio un Golpe de Estado. A los pocos meses, la Hermandad Musulmana (la de Morsi) fue ilegalizada por la Justicia por “usar sus instalaciones para almacenar explosivos” y ser una amenaza a la unidad y seguridad nacionales.

Y esa es más o menos la historia política de Egipto de los últimos  cinco años. Mientras tanto, en lo social y económico, el país no está mejor que antes. En cuanto al turismo la realidad es que ha caído en picado desde entonces y prácticamente no se ven turistas en El Cairo a excepción de las pirámides de Giza, a pocos kilómetros de la ciudad, donde se ven sobre todo, japoneses. Los europeos brillan por su ausencia. También se ha reducido el turismo en los alrededores del Nilo: de 300 cruceros que podían circular en un día por el río, circulaban la semana pasada 5. Hablo por lo que nos contaron los guías pero también porque vi cruceros enormes abandonados, con telarañas y polvorientos sofás en su interior.

Recorrí El Cairo, Luxor, Edfu, Aswan y otros pueblos y no hay casi turistas. Apenas nos cruzamos con un grupo de españoles de nuestro propio crucero en cada visita por el Nilo. Y en el Bazar Khan el Khalili de El Cairo solo vimos dos turistas occidentales. La realidad es que nosotros mismos nos convertimos en una atracción turística en esos sitios y eran las niñas de excursiones de colegios que nos hacían fotos a nosotros.

@rominitaviajera charlando con niñas egipcias, Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | viajarcaminando.org
@rominitaviajera charlando con niñas egipcias, Giza, El Cairo, Egipto, marzo 2016 | rominitaviajera.com

Seguir leyendo ¿Es Seguro viajar a Egipto?

10 Ciudades de España para visitar en Primavera

Quedan pocos días para la Primavera y nos planteamos viajes cortos, de fines de semana, visitando paisajes de la bella España. Tratando de hacer una lista de las diez ciudades españolas ideales para visitar en Primavera me puse a revisar en mis Archivos de marzo, abril, mayo y junio para decidirme. Y este es el resultado:

Madrid

¡Cómo no! La bella Madrid. En invierno puede ser muy fría si vienes de ciudades más cálidas y en verano te puedes azar y derretir. Sin embargo, en primavera, Madrid florece, se despierta (si es que alguna vez duerme) y renace. El solcito que ya calienta un poquito nos invita a caminarla, a recorrer sus calles entrañables, sus parques ahora florecidos.

Madrid en primavera invita a darse un paseo por el Parque del Buen Retiro (alquilar una barca por el Lago tal vez) o a pedalear por el Parque Juan Carlos I o perdernos en la arboleda de Casa de Campo o quizás pasear por Madrid Río. ¿Y por qué no subirnos al Teleférico y admirar a la Capital Española desde el cielo mientras se colorea con los primeros rayos de sol de mayo?

Jardines del Buen Retiro, Madrid, 2013
Jardines del Buen Retiro, Madrid, 2013
Madrid Rio, Madrid, España, 2015
Madrid Rio, Madrid, España, 2015

Valencia

Llega la primavera y Valencia nos espera soleada, con sus terrazas deseando llenarse y las mejores paellas de España recién hechas sobre las mesas al aire libre. Aún no habrá tanta gente como en verano así que tenemos la playa para nosotros solos, para caminar por la costa y quizás tomarnos un helado.

Podremos visitar la Ciudad de las Artes, callejear por la ciudad, acercarnos al Jardín Botánico y admirar sus plantes que iluminadas por el sol primaveral nos devolverán sus verdes más bonitos.

Playa de la Malvarosa, Valencia, Mayo 2008
Playa de la Malvarosa, Valencia, Mayo 2008
Naranja en Jardín Botánico, Valencia, España, mayo 2008
Naranja en Jardín Botánico, Valencia, España, mayo 2008

Barcelona

Es una ciudad ideal para visitar en fin de semana incluso en invierno porque siempre hace buen tiempo. Pero en primavera nos invita a darnos ese paseo por la playa que tanto estábamos esperando, y sentir la brisa es fresquita mientras observamos cómo los más valientes ya se animan a bañarse en el mar.

Además Barcelona tiene la Sagrada Familia, el Barrio Gótico, la Plaza Catalunya, la Gran Vía de las Cortes catalanas, el Arco del Triundo, la Rambla y un sin fin de zonas preciosas por las que pasearnos sin aburrirnos ni un instante.

La Sagrada Familia, Barcelona, marzo 2011
La Sagrada Familia, Barcelona, marzo 2011
Arco del Triunfo al fondo, Barcelona, marzo 2011
Arco del Triunfo al fondo, Barcelona, marzo 2011

Córdoba

Si todavía no conoces la Mezquita de Córdoba ésta es la estación para ir. En verano hace demasiado calor y en invierno quizás el frío te corte un poco, pero en primavera la vas a disfrutar al máximo. 

Además, los patios cordobeses con sus plantas y flores te van a enamorar. Son un imperdible de Andalucía.

Interiores de la Mezquita de Córdoba, Córdoba, España, marzo 2013
Interiores de la Mezquita de Córdoba, Córdoba, España, marzo 2013
Patio cordobés, Córdoba, España, Marzo 2013
Patio cordobés, Córdoba, España, Marzo 2013

Mallorca

Vale, no es una ciudad en sí pero no quería poner solo Palma porque la verdad es que ya que vas hasta la isla, yo aprovecharía a hacer todas esas excursiones que el verano te impide por semejante calor. Además, en primavera podrás disfrutar de las playas más hermosas sin gente y si vas en mayo incluso bañarte en el mar sin arrepentimientos. Merece la pena, de verdad, conocer esta isla preciosa en una estación donde aún no hay turistas por todas partes.

Mallorca en primavera invita a pasear por sus playas pero también por la Sierra de Tamuntana, por los pueblos con encanto como Valldemossa o Fornalutx, o tomarse un helado en el Puerto de Andratx o subir al Castillo de Oriente.

Playas de Calviá, Mallorca, España, mayo 2013
Playas de Calviá, Mallorca, España, mayo 2013

Mérida

Capital de la antigua provincia romana de Lusitania, Mérida es un imperdible de España pero muchas veces olvidado por la mayoría de viajeros que visitan el país. Mérida es una joya romana muy bien conservada y allá donde vayas verás trozos de historia que hablan.

En invierno puede ser un poco fría y en verano, muy calurosa así que creo que la primavera es la mejor estación para visitarla y pasear por el Conjunto Arqueológico de Mérida. La zona de los jardines estará floreada y le dará vida a los restos romanos por los que vamos a pasear.

Anfiteatro romano, Mérida, España, Marzo 2010
Anfiteatro romano, Mérida, España, Marzo 2010

Huesca

El invierno se va y el deshielo nos invita a hacer rafting en la provincia de Huesca, visitar el Valle de Ordesa y Monte Perdido, alojarse en una casita rural de Aínsa, recorrer el pueblo, tomar un chocolate caliente si es primavera temprana. Es una buena época para hacer senderismo y excursiones por pueblos habitados y abandonados de la zona.

Pueblo abandonado Fumanal, Huesca, España, 2009
Pueblo abandonado Fumanal, Huesca, España, 2009

Lastres

Elijo Lastres porque podría decirse que fue mi preferido del viaje al Principado pero creo que si llegamos hasta Asturias vale la pena visitar muchos pueblecitos de la costa, tomar el sol que empieza a calentar las costas, comer mirando el mar y aprovechar a hacer excursiones por los alrededores de los pueblos donde nos toparemos con un verde muy verde precioso. 

Lastres, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando
Lastres, Asturias, España, Mayo 2015 | Viajar caminando

Cuenca

La ciudad de las casas colgantes tiene una luz especial en primavera. Es una estación ideal para pasearse por los alrededores del río Jucar que se llenan de flores en la primavera tardía. Si dejas llegar el verano el calor puede ser apremiante.

Detalle de una de las Casas colgantes, Cuenca, España, 2008
Detalle de una de las Casas colgantes, Cuenca, España, 2008

Toledo

Es siempre preciosa pero en invierno puede ser muy dura. Si aún no conoces esta ciudad medieval donde se cruzan las tres culturas: cristiana, árabe y judía, en una armonía digna de ser recorrida a pie. ¿Y qué mejor estación para caminar una ciudad de cuestas que la primavera? No esperes al verano porque los 40 grados a la sombra pueden hacerte sufrir si no te acercas al río o bebes muchísima agua. Aprovecha la primavera para visitar esta ciudad histórica que no te dejará indiferente.

Vistas de Toledo, España, 2013
Vistas de Toledo, España, 2013

 

Un viaje a Gales de tres días o un Inicio de año diferente

Hay una clase de viajes que algunos viajeros llaman “experimentales” y así creo que podría definirse el viaje que hicimos a Gales para despedir el 2015 y dar la bienvenida al 2016. Un viaje de desayunos energéticos, de excursiones por el bosque, de ovejas y barro (mucho barro), de mantita y pelis, de juegos de mesa y risas, de prioratos olvidados, de pueblos de libros y bares atípicos.

Alrededores de Glusbury, Gales, Gran Bretaña, 2016
Alrededores de Glusbury, Gales, Gran Bretaña, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

Toda la vida pasamos la Nochevieja (o “el 31” como se decía en Argentina) en pleno verano, en Mar del Plata, con un poco de calor, entre amigos y familiares y comiendo erróneamente turrón y nueces siguiendo tradiciones españolas. Cuando nos mudamos a España con mi familia, supuse que tendría una Nochevieja con nieve pero viviendo en Mallorca eso nunca ocurrió (ni siquiera el año en que me quedé a pasarlo en Madrid). Así que las Nocheviejas de frío y nieve de las películas se quedaron en una simple fantasía.

Casa Rural, Glusbury, Gales, 2016
Casa Rural, Glusbury, Gales, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

En Gales tampoco nevó pero sí hizo mucho frío, frío del que invita a quedarse en casa mirando la chimenea, tapado con la frazada hasta el cuello y comiendo chocolates. ¿Acaso no es época de comer chocolates en el sofá? Pero como somos inquietos y no podíamos estar en Gales y dejar de verla así que no nos conformamos con estar en la Casa Rural que mi hermano alquiló para la ocasión cerca de Glasbury, casi a los pies del Parque Nacional Brecon Beacons.

Vista de Breacon Beacons, Gales, Reino Unido, 2016
Vista de Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

La zona resultó ser preciosa: verde y tranquila. Se respiraba paz allá donde fuéramos. Era el 31 de diciembre de 2015, último día del año y no teníamos prisa porque se fuera. Dimos un paseo por el bosque, enfundados en nuestras chaquetas de invierno, deseando que esas nubes no fueran de lluvia y resbalando a ratos por el suelo barroso. Caminando, respirando aire fresco (o frío, según lo friolento que uno sea) y reflexionando sobre la vida. Con todo el tiempo del mundo…hasta que empezó a llover y no todos teníamos calzado apropiado.

Paseo por el Bosque, alrededores de Glusbury, Gales, Reino Unido, 2016
Paseo por el Bosque, alrededores de Glusbury, Gales, Reino Unido, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

Y llegó la noche en la que despedimos el año, tiramos el calendario (o lo quemamos según tradición), dejamos atrás las penas de ese año y nos ponemos propósitos para el nuevo año. Todo eso sumado al banquete especial que nos solemos dar que en nuestro caso fue pollo al horno con patatas cocinado por mi hermano que es un gran anfitrión incluso no estando en su propia casa.

Cena Fin de Año, Casa Rural, Glusbury, Gales, Reino Unido, diciembre 2015
Cena Fin de Año, Casa Rural, Glusbury, Gales, Reino Unido, diciembre 2015 | rominitaviajera.com

La medianoche llegó y decidimos salir de la casa a contemplar el cielo y las estrellas. No se escuchaba ni un alma. El frío calaba hasta los huesos. A lo lejos, de repente, un sonido de fuegos artificiales que pronto cesó. El frío se volvía más intenso cada vez. Y las estrellas brillaban tanto en el manto negro de esa noche que parecían iluminar nuestros rostros. Una belleza que nos hizo olvidar por unos instantes el intenso frío del invierno galés.

2016

El primer día del año nos despertamos temprano y preparamos un desayuno de huevos y bacon en una de esas cocinas antiguas muy de película. Y tras abrigarnos hasta el infinito, partimos hacia Langollen, para subir la colina con el objetivo de conocer el Castillo Dinas Bran o mejor dicho, lo que queda de él. Y el camino no fue nada fácil: patiné en el barro, resbalé un par de veces y caí de culo otro par. Pero las vistas y las risas merecieron la pena.

Ruinas del Castillo Dinas, Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016
Ruinas del Castillo Dinas, Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

El tercer día en esta tierra llamada Gales, decidimos ir a Hay on Wye, la aldea de los libros. Un pueblo lleno de librerías con más de 40 años. Libros, libros y más libros. Por todos lados, incluso en las estanterías al aire libre en los jardines de un castillo refaccionado por jubilados laboriosos. Un pueblo que a una amante de los libros como yo, le hizo tanta ilusión como el viaje en sí.

Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016
Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Por lo que cuentan en Wikipedia, el desarrollo turístico de la aldea de Hay on Wye comenzó en 1961 cuando Richard Booth abrió su primera tienda de libros usados. Al parecer el éxito fue notable así que en los años siguientes surgieron más librerías de libros usados. Así fue como en los años 70 se proclama a Hay on Wye pueblo del libro.

 

Castillo de Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016
Castillo de Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

 

Estantería con libros en Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016
Estantería con libros en Hay on Wye, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Nuestra ruta por Gales no terminó allí. Continuamos viaje hacia Llanthony, un Priorato Agustiniano parcialmente en ruinas, que se encuentra dentro del mismísimo Parque Nacional de Brecon Beacons y que data del año 1100. Pasear por aquel Priorato me hizo sentir en un libro de Dan Brown.

Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016
Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Seguramente que nos quedaron muchos pueblos galeses por visitar, alguna comida que probar, alguna excursión por hacer, pero la verdad es que fue un viaje muy bonito.

Alrededores del Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016
Alrededores del Priorato de Llanthony, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Me quedo con las ovejas que nos cortaron el paso subiendo la colina hacia las ruinas del Castillo Dinas, cómo el viento casi me tira al llegar a la cima, cómo me patiné en el barro y terminé riéndome de mi misma. Me quedo con el pastel de carne caliente de un bar de carretera, con el “cream tea” que en vez de crema tenía scones (de los ricos), con los paisajes verdes húmedos y la niebla que nos cortó el paso de camino a un Priorato del siglo XII. Y con el deseo de regresar a Gales algún día, por supuesto. Es un destino que merece la pena repetir. ¿En verano tal vez?

Atravesando la niebla del Brecon Beacons Park, Gales, Reino Unido, enero 2016
Atravesando la niebla del Brecon Beacons Park, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

 

Ovejas pastando en una colina del Parque Nacional Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016
Ovejas pastando en una colina del Parque Nacional Brecon Beacons, Gales, Reino Unido, enero 2016 | rominitaviajera.com

Visitando Bristol por segunda vez

Pocas veces repito destinos de viaje pero hay dos razones básicas por las que volví a Bristol en 2016 después de haber estado en 2012: una, me gusta mucho la ciudad; y dos, es donde vive mi hermano. Así es como terminé visitando Bristol por segunda vez y lo interesante es que lo hice en una época diferente: la primera vez en junio (verano) y la segunda en enero (invierno, crudo invierno).

Las impresiones de conocer un sitio en verano y volverlo a ver en invierno cambian mucho. Así que me gustaría compartir con ustedes mis puntos de vista sobre Bristol en verano y Bristol en invierno así como las imágenes que tomé en una ocasión y en otra. A ver si son capaces de encontrar las 7 diferencias 😉

¿Qué ver en Bristol?

Una de las imágenes que más me gusta de Bristol es el Puente colgante de Clifton construido sobre el río Avon que data de 1864. La primera vez que lo visité iba caminando con mi hermano y hacía una temperatura agradable.

VERANO - Puente colgante de Clifton, Bristol, Inglaterra, junio 2012
VERANO – Puente colgante de Clifton, Bristol, Inglaterra, junio 2012

La segunda vez fui a ver el Puente de Bristol fui con David y llovía muchísimo aunque paraba a ratos y en uno de esos instantes pude tomar una foto.

INVIERNO - Puente colgante de Clifton, Bristol, Inglaterra, enero 2016
INVIERNO – Puente colgante de Clifton, Bristol, Inglaterra, enero 2016

Otra imagen bonita de la ciudad de Bristol es la de la Catedral, fundada en  1140 y sede de la Iglesia anglicana en Bristol pero no le hice fotos ni en 2012 ni en 2016. No me pregunten porqué, tal vez ni siquiera la visité. A veces la memoria me falla. A la que sí le hice fotos es a la St. Mary Redcliffe Church pero solo ésta segunda vez que fui, y tengo que decir que los acabados son impresionantes.

St Mary Redcliffe Church, Bristol, Inglaterra, enero 2016
St Mary Redcliffe Church, Bristol, Inglaterra, enero 2016

Otra Iglesia que nos gustó mucho de Bristol pero que actualmente no funciona como tal ya que no tiene techo es Saint Peter’s Church en el Castle Park pero solo la conocí este invierno así que no tengo fotos de 2012.

Saint Peter Church, Bristol, Inglaterra, enero 2016
Saint Peter’s Church, Bristol, Inglaterra, enero 2016

Ahí muy cerquita de Saint Peter’s Church nos encontramos con un pequeño huerto urbano muy bien cultivado.

Huerto urbano, Castle Park, Bristol, Inglaterra, Enero 2016
Huerto urbano, Castle Park, Bristol, Inglaterra, Enero 2016

Parece que la ciudad es pequeña pero en cuanto empieza uno a recorrerla puede terminar muy lejos de donde empezó. Eso nos pasó a nosotros este invierno. Y terminamos en la estación de Temple Meads muy cerca de la Temple Gate, edificio que tampoco había conocido en 2012 y que me encantó.

Temple Gate, Bristol, Inglaterra, enero 2016
Temple Gate, Bristol, Inglaterra, enero 2016

Aunque a ratos llueve, Bristol es una ciudad para caminar así que la recorrimos caminando varias veces, tanto en junio de 2012 con una temperatura cercana a lo que en España llamamos calor como en enero de 2016 abrigaditos y con chaquetas de lluvia.

Callejeando por el centro de Bristol, Inglaterra, enero 2016
Callejeando por el centro de Bristol, Inglaterra, enero 2016

Las callejuelas del centro de Bristol tienen un no sé qué, algo como entre antiguo y abandonado, un toque bohemio, alternativo, que caracteriza a la ciudad entera. Un ejemplo de ello son sus graffitis que están por todas partes. Pero tienen una peculiaridad y es que van cambiando; no todos, algunos permanecen, pero la gran mayoría de los que vi en 2012 no los encontré en 2016.

Algunos graffitis que fotografié en 2012 que no volví a ver en 2016 (tal vez caminé por otras zonas):

Collage de Fotos de Graffitis en las calles de Bristol, Inglaterra, junio 2012
Collage de Fotos de Graffitis en las calles de Bristol, Inglaterra, junio 2012
Collage de Fotos 2 de Graffitis en las calles de Bristol, Inglaterra, junio 2012
Collage de Fotos 2 de Graffitis en las calles de Bristol, Inglaterra, junio 2012

Algunos graffitis que fotografié en 2016 que no había visto en 2012:

Collage de Fotos de Graffitis en las calles de Bristol, Inglaterra, enero 2016
Collage de Fotos de Graffitis en las calles de Bristol, Inglaterra, enero 2016

Algunos grafitis, sin embargo, perduran en la ciudad de Bristol pero han sufrido alguna modificación y eso los hace aún más interesantes.

Graffiti de Moon Street que sufrió cambios de 2012 a 2016, Bristol, Inglaterra
Graffiti de Moon Street que sufrió cambios de 2012 a 2016, Bristol, Inglaterra
Graffiti en mural que sufrió cambios de 2012 a 2016, Bristol, Inglaterra
Graffiti en mural que sufrió cambios de 2012 a 2016, Bristol, Inglaterra

Y hubo un graffiti que se mantuvo intacto, el de la pared de un Centro cultural alternativo (Hamilton House en calle Stokes Croft 80) donde una tarde de lluvia de este invierno de 2016 entramos a tomarnos una cervecita mientras escuchamos música en vivo. Así es Bristol.

Graffiti de Bansky Mild Mild West, Bristol, junio 2012
Graffiti de Bansky Mild Mild West, Bristol, junio 2012

Más imágenes de Bristol

Como comenté antes, a pesar de la lluvia caminamos Bristol de un lado al otro y en esas rutas disfrutamos del paseo junto al río donde además de bares hay también un frente de casitas de colores muy bonitas que decoran la orilla del río, muy cerca del puerto.

Paseo junto al río, Bristol, Inglaterra, enero 2016
Paseo junto al río, cerca del puerto, Bristol, Inglaterra, enero 2016

Para terminar este recorrido por Bristol en mi segunda visita a la ciudad, les comparto una imagen de una de sus plazas donde tampoco recordaba haber estado antes, la Queen Square. Este descubrimiento de sitios nuevos de la ciudad, hizo que mi segunda visita a Bristol fuera una experiencia totalmente nueva. ¿Acaso no nos ocurre esto con cada viaje que hacemos? Porque en los momentos que vivimos en los lugares que visitamos radica la magia del viaje.

Queen Square, Bristol, Inglaterra, enero 2016
Queen Square, Bristol, Inglaterra, enero 2016